Ante el inminente éxodo de venezolanos, desde el 2013, a diversos países de Latinoamérica ha sido materia de discusión e interés para los periodistas. Sin embargo las políticas de gobierno en cuanto a comunicación han sido duramente restrictivas a la hora de comunicar y mostrar la situación actual del país. Tres periodista, una argentino – británica y dos británicos fueron detenidos en la frontera de ambos países en el sector Paraguachón, municipio Guajira, tras haber estado registrando y elaborando reportajes de turismo.

La periodista argentina-británica, Laura Sarabia, y dos ingleses identificados como Dan Rivers y Barney Green fueron detenidos por autoridades de la Guarda Nacional, decomisaron y extrajeron sus pertenencias, computadoras portátiles, cámaras fotográficas y documentación. A pesar de las fuerte censura, diferentes agrupaciones en defensa de la libertad de prensa se han manifestado a favor de los reporteros denunciando nuevamente la prohibición que sufren los comunicadores en Venezuela.

Finalmente fueron liberados y se les restituyó todo lo sustraído, de todas formas las autoridades no dieron las explicaciones pertinentes del por qué de la detención, gracias a las asociaciones e instituciones que expusieron el hecho y crearon  una presión a nivel internacional, el cual exigía saber dónde estaban los periodistas y la razón de su detención, los dejaron en libertad.