El boleto estudiantil es una conquista social por la que se viene luchando desde hace más de medio siglo.
Constituye un paliativo para la economía de las familias que educan a sus hijos, y para los trabajadores -docentes y auxiliares- que utilizan el transporte público como medio para llegar a las escuelas, institutos o universidades. Si bien no está relacionado con la calidad de la educación, en los reclamos sociales aparece vinculado a la defensa de la educación pública.
Veamos cómo comienza la historia.

En nuestro país, tiene su primer antecedente en el gobierno de Perón,  en 1952. Fue entonces cuando se aprobó el Boleto Estudiantil Primario.
En 1969,  el interventor de la provincia de Buenos Aires, designado por Onganía, promulgó un decreto (4029) que extendió la reducción de las tarifas del transporte público en un 20%, a los estudiantes secundarios, universitarios y a los profesores. Pero esto implicaba trasladar ese porcentaje al resto de los usuarios. Problemas inflacionarios y desacuerdos con las empresas de transporte hicieron que no se llegara a aplicar esa tarifa.
En 1975, durante el último año de la presidencia de Isabel Martínez, más de 3000 estudiantes nucleados alrededor de la Coordinadora de Estudiantes Secundarios (CES), realizaron una marcha hacia la casa de gobierno de la provincia de Buenos Aires, al canto de: “Luchar, luchar, por el boleto popular”. Ellos lograron que, a través del decreto 4193, sea aprobado el boleto estudiantil secundario (BES) en el Concejo Deliberante de La Plata.
La dictadura militar derogó, en agosto de 1976, el decreto del BES. Un mes después, el 16 de septiembre, en la trágica “Noche de los Lápices”, fueron secuestrados y enviados a distintos campos de detención los estudiantes de la CES, Francisco López Muntaner, María Claudia Falcone, Claudio de Acha, Horacio Ángel Ungaro, Daniel Alberto Racero, María Clara Ciocchini, Pablo Díaz, Patricia Miranda, Gustavo Calotti y Emilce Moler. Sólo los últimos cuatro lograron sobrevivir, y Pablo Díaz dio testimonio en el Juicio a las Juntas.

Pero “los lápices siguen escribiendo”: estudiantes de todo el país reivindicaron su lucha a lo largo de todos estos años, tomando en sus manos las demandas de los secundarios en la actualidad.

¿Cómo se implementa el boleto estudiantil, en la actualidad, en el país?
Tan solo dos provincias aprobaron el boleto estudiantil gratuito y universal (BEGU), que comprende no solo a estudiantes de los tres niveles, sino también a docentes y a trabajadores de la educación: Chubut y Córdoba. Solo una no lo tiene: La Rioja. Las restantes provincias y CABA presentan distintas variantes, entre las que, generalmente, se reconoce el boleto solo a los estudiantes, no a los trabajadores.

Observemos el mapa y el detalle por regiones.

Clickea para ver el Mapa BEGU 

Patagonia:
NEUQUÉN: Existe la figura del boleto, pero como una reducción en la tarifa del pasaje solo en el Municipio de Neuquén. Tarifa que varía en relación al nivel educativo (primario, secundario y terciario). Requiere un empadronamiento y tiene la particularidad de que se aplica a una determinada cantidad de viajes por mes. No incluye a docentes ni al personal no docente.
RÍO NEGRO: El boleto estudiantil es gratuito solo en San Carlos de Bariloche para los estudiantes del sector público, a los del sector privado, les cuesta un peso el pasaje. Abarca los niveles primario, secundario, terciario y universitario. No incluye a docentes ni al personal no docente. Además de cubrir una determinada cantidad de viajes, presenta también la particularidad  de que los pasajes otorgados tienen un horario fijo para su utilización. En el resto de la provincia, por ejemplo en Viedma, solo hay una tarifa diferencial.
CHUBUT: Existe el Transporte Educativo Gratuito (TEG) para alumnos, docentes y auxiliares de la docencia.
SANTA CRUZ: Es ley el boleto educativo gratuito en la provincia de Santa Cruz y beneficia a todos los estudiantes de los distintos niveles académicos. No incluye a docentes ni al personal no docente.
TIERRA DEL FUEGO: Existe el boleto estudiantil para los alumnos de las instituciones educativas iniciales, primarias, secundarias, terciarias y universitarias públicas, de gestión estatal y de gestión privada con aporte estatal. Se aplica a una determinada cantidad de viajes y no rige en toda la provincia, solo en ciudades. No incluye a docentes ni al personal no docente.

Noreste:
CHACO: Existe el boleto estudiantil para los alumnos de las instituciones educativas iniciales, primarias, secundarias, terciarias y universitarias públicas. No incluye a docentes ni al personal no docente.
FORMOSA: Al igual que en Formosa, se benefician los alumnos de las instituciones educativas iniciales, primarias, secundarias, terciarias y universitarias públicas. No incluye a docentes ni al personal no docente. Se aplica a una determinada cantidad de viajes.
CORRIENTES: Existe boleto estudiantil gratuito, que comprende a alumnos primarios, secundarios, terciarios y universitarios del municipio de Corrientes, a estudiantes que viven en Corrientes pero que estudian en el campus universitario de la Ciudad de Resistencia y a estudiantes del interior de la provincia de Corrientes que viven en la capital correntina. No  incluye a docentes ni al personal no docente.
MISIONES: El boleto estudiantil es gratuito para los primarios, secundarios, secundarios técnicos, terciarios habilitados por el Consejo de Educación y universitarios. No incluye a docentes ni al personal no docente. Se aplica a una determinada cantidad de viajes.
ENTRE RÍOS: Existe el boleto estudiantil gratuito solo en Paraná, para aquellos alumnos que cumplan con los siguientes requisitos: residir en Paraná, y concurrir a una institución educativa, sea pública o pública de gestión privada, que debe estar radicada dentro del ejido. El resto de los alumnos que no cumplan con alguno de estos requisitos se rigen con la tarjeta con tarifas subsidiadas.

Noroeste:
LA RIOJA: No existe el boleto estudiantil gratuito.
SALTA: Existe el boleto estudiantil gratuito, que comprende a alumnos primarios, secundarios, terciarios y universitarios. No incluye a docentes ni al personal no docente.
JUJUY: Se implementa como en la provincia de Salta.
CATAMARCA: Existe el boleto estudiantil gratuito, que comprende a alumnos primarios y secundarios, cuyos padres tengan un ingreso familiar menor a veinte mil pesos. No incluye a universitarios, a docentes ni al personal no docente.
SANTIAGO DEL ESTERO: Existe el boleto estudiantil gratuito solo para los estudiantes del nivel primario y secundario, mientras que los universitarios se beneficiarán con un descuento del pasaje de colectivo. No incluye a universitarios, a docentes ni al personal no docente.

Pampeana:
SANTA FE: Existe la figura del boleto, pero como una reducción en la tarifa del pasaje. Los alumnos pueden acceder a la franquicia de un 50% en el costo del pasaje del sistema de transporte interurbano provincial, empleando la Credencial Única Estudiantil. Este beneficio es para estudiantes regulares de los niveles secundario, terciario  y universitario que viven en una localidad diferente a la que estudian y que utilicen el transporte interurbano de pasajeros para trasladarse a los establecimientos educativos dentro del territorio de la Provincia de Santa Fe. No incluye a docentes ni al personal no docente.
CÓRDOBA: El boleto estudiantil gratuito beneficia a alumnos primarios, secundarios, terciarios y universitarios e incluye a docentes y al personal no docente de instituciones educativas públicas de gestión estatal y de gestión privada con aporte estatal, que integran el sistema educativo público en la provincia.
BUENOS AIRES: Existe el boleto estudiantil gratuito para los alumnos de las instituciones educativas, primarias, secundarias, y para algunas terciarias y universitarias públicas. No incluye a docentes ni al personal no docente. Se aplica a una determinada cantidad de viajes.
CABA: Existe el boleto estudiantil gratuito solo para los estudiantes del nivel primario y secundario. No incluye a universitarios, ni a docentes,  ni al personal no docente.
LA PAMPA: No rige en toda la provincia: solo en ciudades, como Santa Rosa y General Pico, hay un boleto estudiantil para los alumnos de las instituciones educativas iniciales, primarias, secundarias, terciarias y universitarias públicas de gestión estatal y de gestión privada con aporte estatal. Se aplica a una determinada cantidad de viajes. No incluye a docentes ni al personal no docente.

Cuyo: 
MENDOZA: Existe la figura del boleto, pero como una reducción en la tarifa del pasaje, aquí funcionan como abonos para primario, secundario, universitario, docentes y no docente. Se aplica a una determinada cantidad de viajes.
SAN JUAN: Existe la figura del boleto, pero como una reducción en la tarifa del pasaje.
SAN LUIS: Existe el boleto estudiantil gratuito, que comprende a alumnos primarios, secundarios, terciarios y universitarios. No incluye a docentes ni al personal no docente.

Aunque se presentaron proyectos de ley para la nacionalización del BEGU, desde diferentes partidos políticos, y a lo largo de más de cuarenta años de democracia, todavía no se legisló al respecto.
En esta época en que la economía no favorece demasiado a las familias ni a los trabajadores docentes, y en la que, además, se apuesta fuerte a la educación como motor de un gran cambio social,  sería importante facilitar los medios para que esa educación se haga efectiva: el BEGU es uno de ellos, al menos, un facilitador.