Los mandatarios tendrán un conversación telefónica a media mañana. Desde la Rosada lo interpretan como una señal de apoyo.

 

A las 10 de la mañana  el  presidente Macri y su par  Estadounidense tendrán  una comunicación telefónica,  en la cual el pte Trump mostrara un gesto de apoyo a la economía gradual que tomara el  gobierno Argentino. También  envió una ofensiva   diplomática contra el Fondo Monetario Internacional (FMI)  para que no sea muy dura la reformas que la Argentina deba tomar como condición.

Esta comunicación se dará  cuando abran los mercados en Buenos Aires y sera una prueba clave para marcar la fortaleza del plan económico. Si el dolar vuelve a subir  y el Banco Central tiene que salir a frenar , eso sera señal que la llamada no a servido de nada con  la coyuntura para convencer la eficacia del gradualismo y la capacidad del gabinete para resolver la problemática financiera.

Trump tiene una negociación con la Unión Europea, se alista para una negociación con Corea del  Norte, entierra un acuerdo con Irán, negocia con Canadá y México  para que modifiquen la ecuación económica de la nafta y enfrenta una una ofensiva judicial y parlamentaria vinculada a su relación con Rusia  por su campaña presidencial.

Como verán que el presidente americano tiene una agenda muy difícil  y extremadamente ardua que excede la problemática financiera de Argentina en el concierto global. Pero el americano considera a Macri como un aliado estratégico y pondrá su juego  como influencia global para el sostenimiento del programa económico del gobierno. La influencia se observa ya desde el FMI  y también la señales de respaldo que envía Washington  a Wall Street.

A pesar del  “gran apoyo “,  las mirada mundial sobre la problemática financiera del país, no es de mucha confianza ya que no creen o no confían mucho en el gobierno de Macri y su capacidad para resolver.