Al menos 50 personas se involucraron para robar 40 millones de dólares de la bóveda de Prosegur, en su sede de Ciudad del Este. El hecho ocurrió en la madrugada de hoy, y se utilizaron fusiles, granadas y dinamita para cubrir la huida.

Como consecuencia del robo, un policía resultó muerto y cinco civiles heridos. “Lo primero que hicieron fue asesinar al policía de custodia y después volaron el edificio”, dijo Richard Vera, el Jefe de homicidios de Alto Paraná. También detalla que los ladrones dispusieron de 30 autos para el golpe; dos prendidos fuego en la puerta de la jefatura de la policía, 14 más incendiados en bocacalles para que no se los pudiera seguir y otros abandonados activados con bombas que tuvieron que ser desactivadas.

Mariana Ladaga, corresponsal del Grupo Nación de Comunicaciones en el Alto Paraná, contó que fue “una guerra entre delincuentes y policías” y que “los vecinos se escondían cuerpo a tierra para evitar las balas” en medio del enfrentamiento que duró más de 3 horas.