Emanuel Ginóbili anunció su retiro del básquetbol hace pocos días, a los 41 años, después de jugar 16 temporadas en San Antonio Spurs. Por eso, cabe destacar la trayectoria del jugador argentino contando que su familia es apasionada por este deporte, ya que su padre y sus hermanos fueron jugadores y él no iba a quedarse atrás.

Se inició como profesional en el año 1995 en el Club Andino de la provincia de La Rioja, disputando una temporada, para luego  volver a su ciudad natal, al Club Estudiantes, donde jugó dos temporadas antes de marcharse al continente europeo. En 1997 fue seleccionado MVP del Juego de las Promesas de Mar del Plata y, al año siguiente, debutó en el Mundial de Atenas de 1998 con la selección nacional.

Ya en Italia, más precisamente en el Basket Viola Reggio Calabria, disputó dos temporadas en el conjunto italiano desplegando su calidad. En 1999, fue elegido en segunda ronda del draft de San Antonio Spurs con el puesto número 57, sin embargo, decidió quedarse en Europa para jugar dos temporadas más en Kinder Bolonia. En este club, se vio la demostración que tuvo el bahiense para consagrarse uno de los mejores jugadores del viejo continente, también ganando dos Copas de Italia(2001 y 2002, siendo MVP en el segundo año), una liga italiana y una Euroliga, ambos en 2001. Gracias a esto, jugó los dos años en los All Stars.

En octubre de 2002, viaja a Estados Unidos para jugar hasta su retiro en San Antonio Spurs. Pasó como escolta del suplente, aunque no fue muy buena ya que estuvo lesionado en su primera parte de la temporada y le costó adaptarse a la NBA. Después de la lesión, ganó el premio de rookie del mes de marzo en Conferencia Oeste. En ese mismo año, ayudó a la selección a conseguir la medalla de plata en el Mundial de Indianápolis.

En la temporada 2003-2004 , comenzó como titular en el equipo, a partir de la mitad de los 77  partidos que disputó el club, demostrando mejores estadísticas a nivel personal. Además, disputó los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, consiguiendo la medalla de oro.

Ginóbili volvió a renovar su contrato en el club, lo cuál hizo bien, ya que fue una de sus mejores temporadas en el básquetbol siendo el segundo líder anotador en el equipo, detrás de Tim Duncan.

En la siguiente temporada, 2004-2005, estuvo plagado de lesiones en su tobillo y pie, debilitando su capacidad de juego, disputando 65 partidos regulares.

En 2006-2007, Manu ayudó a conseguir el mejor récord de San Antonio Spurs en la temporada.  Sus estadísticas fueron parecidas como en la temporada 2004-2005, a pesar de jugar 36 de 75 partidos.

El argentino, ya en 2007-2008, arrasó en la votación del Mejor Sexto Hombre de la NBA logrando 615 puntos sobre un total de 620 posibles. Dicho premio se consideró en su momento como injusto con respecto a los demás aspirantes, ya que el bahiense, si bien arrancó más de la mitad de los partidos de temporada como suplente, era considerado por todos como un jugador clave que salía desde la banca por estrategia de Popovich. Ese mismo año, jugó los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, obteniendo la medalla de bronce para el equipo nacional.

En la temporada 2010-11, el entrenador incluye como titular a Ginóbili en 79 de sus 80 partidos disputados en la temporada regular. En consecuencia, Ginóbili fue el mejor jugador de los Spurs y uno de los mejores de la NBA en ese año (octavo en la clasificación del MVP),​ juega su segundo All Stars Game​ y es elegido en el tercer quinteto de la NBA.

En 2012-13, los Spurs llegaron nuevamente a las Finales de la NBA, donde enfrentaron a Miami Heat. En el Juego 5 de la serie, Ginóbili anotó 24 puntos para que los Spurs se pongan 3-2. Aunque este encuentro entre ambos, perdieron los últimos dos partidos contra LeBron James.

Ya en la temporada 2013-14, los Spurs obtuvieron el mejor registro de la liga, 62-20. Ginóbili terminó tercero en la votación para el Sexto Hombre del Año.

En los últimos años ya eran puras y exclusivamente de elogios hacia el jugador por parte del mundo de la NBA. Hasta que un el 28 de agosto de 2018, puso fecha final en el deporte para dejar su huella en la historia del básquet.