Después de la serie de denuncias por violación y acoso que Kevin Spacey tuvo en su contra, Netflix canceló inmediatamente la película Gore, que estaba protagonizando y lo echó de House of Cards (la serie sacará su quinta temporada este año sin su participación). Algunos dudan de la continuidad de su carrera artística, pasó de ser uno de los actores más populares de hollywood a encabezar la lista negra de las celebridades manchadas por casos de abuso (entre ellos el más destacado es Harvey Weinstein, productor de cine y fundador de Miramax). Pese a esto, regresará a la pantalla grande con Billionaire Boys Club, junto a un elenco compuesto por Ansel Elgort, Taron Egorton, Jeremy Irvine, Emma Roberts, Suki Waterhouse y Billie Lourd, entre otros.

El actor, que supo protagonizar con éxito a Frank Underwood, un congresista demócrata y su ascenso político marcado por la corrupción y el abuso de las instituciones, dio vida a una serie que vino a poner a luz la “rosca” política y el manejo personalista que hacen los políticos de las instituciones en Washington. House of Cards pone de manifiesto una realidad, y nos hace preguntar si puede pasar en verdad, si los políticos que supuestamente están para representarnos y garantizar nuestros derechos y libertades constitucionales, actúan dentro de una burbuja de poder asilados de la realidad, tomando medidas en beneficio de sus propio ascenso político y no de los cambios que la sociedad necesita (Ver el tema del aborto en Argentina).

El escándalo de Spacey tuvo lugar a fines del 2017, cuando el actor Anthony Rapp declaró que en 1986 siendo menor de edad, había sido acosado sexualmente por él. Spacey salió a pedir disculpas por su accionar alegando que no recordaba el episodio, y en el mismo comunicado declaraba su homosexualidad. A partir de las declaraciones de Rapp, surgieron nuevas acusaciones contra el actor por parte del equipo de trabajo de House of Cards.

Billonaire Boys Club dirigida por James Cox, es una película basada en hechos reales, sigue la historia de Joe Hunt y Dean Karney dos amigos que convencieron a sus ex-compañeros de clase en Harvard para crear un fondo de inversiones llamado “Billonaire Boys Club”, que les catapultaría a los escalones más altos de la sociedad de Los Ángeles en los años 80. Tiene una inversión de $13 millones de dólares y la produce Armory Films. Se espera su estreno en cines para el 13 de julio. Allí se verá en el resultado de la taquilla, si pesa más el clamor popular sobre temas candentes , o el hecho artístico en sí.