Estamos en la nueva edición del festival más importante del cine internacional. Donde actores,productores, guionistas, directores, turistas y periodistas asisten anualmente para el gran  evento, este año se da en un contexto donde las mujeres tienen mas fuerza dentro de el  evento, ganando territorio de los hombres al sumar grandes actrices, como Cate Blanchet, Kristen Stewart entre otras al jurado.

Además este año, otro gran cambio es dejar un poco de lado el gran tanque de películas hollywodenses,  dándole mas espacio al cine de autor (llamado también,  cine arte). Con muchos cineastas poco conocidos, más para descubrir. Lo decía el mismo Ricardo Darín. Este Festival está mucho más tranquilo, no hay tantas corridas, ni tanta movida. No están las nuevas películas de los que se llamaban abonados al Festival. Los que llegaban por portación de nombre.

Hablando de cambios, los organizadores perdonaron a a Lars von Trier tras su exabrupto de hace siete años, cuando en conferencia de prensa dijo que simpatizaba con Hitler. El danés de Contra viento y marea Nimphomaniac traerá The House That Jack Buit el lunes, pero… no dará conferencia de prensa.

Este año mucho más tranquilo,  no como la edición pasada donde toda la terraza de el complejo, estaba llena de francotiradores frente a un contexto de atentados en lugares sumamente importantes y que tuvieron que recurrir a medidas de seguro mucho mas extremas ademas de policía y ejercito francés.

Pero volviendo al cine, así como en su momento llamaba la atención la incursión de documentales en la competencia oficial (Fahrenheit 9/11, de Michael Moore, ganó la Palma de Oro en 2002; a propósito, ¿dónde está Michael Moore, que por aquí no se lo ve más?), ya no hay películas de animación en competencia por la Palma de Oro. ¿El 3D no llama más la atención?.

Mucho ha cambiado en Cannes. Símbolo del momento, frente al Palais, cruzando la Croisette, el boulevard que separa la playa de la ciudad, había una escalerita con los títulos de todas las películas ganadoras de la Palma de Oro. Pues bien, ya no está más. Se demolió ese edificio, para construir un condominio que se llamará First Croisette, con una gran vista  de la famosa red carpet claro, por si las estrellas regresan a pisarla.