Ir a la cancha se volvió un lujo en esta histórica superfinal entre River y Boca. Si bien este lunes Boca había puesto en venta las localidades para la ida duplicando el valor de la entrada de la semifinal con Palmeiras,  los precios de la reventa son desorbitantes: pueden costar hasta 180mil pesos. Desde la dirigencia millonaria, sin embargo, fueron más austeros; según dieron a conocer este martes, las entradas oscilan entre 800 y 2800 pesos frente a las del Xeneize que cuestan entre 1300 y 2700.

El tema económico no es el único filtro para quienes quieran acercarse a presenciar el partido de ida. Después de varias idas y vueltas, que incluyeron tuits del presidente y ex mandamás del club de la ribera, Mauricio Macri, quien había expresado haberle pedido “a la ministra de Seguridad que trabaje con la Ciudad para que el público visitante pueda ir”, finalmente la decisión de los clubes fue terminante: no habrá visitantes. Aún así, habrá más barreras para la gente de Boca, ya que quienes quieran adquirir su entrada deberán haber asistido a al menos cuatro de los últimos  seis partidos como local por la copa.

Si algún fanático quiere asistir a la final de la Copa Libertadores desde la clandestinidad podría ir pensando en vender su auto. Existen varios sitios de reventa como viagogo.com que ya ha puesto en venta entradas para ambas finales, incluso para la vuelta en el Monumental, donde las ventas oficiales aún no han empezado. Una platea en la Bombonera podría costar hasta 112mil pesos. Para el partido de vuelta en el Monumental, el precio parece un regalo en comparación: una platea ronda los 85mil pesos, y una popular, 29mil.