El dueño de la terminal de ómnibus de Retiro ya se encuentra a disposición de la justicia. Otero se presentó esta tarde ante la Policía Federal en la sede de la calle Cavia, en Palermo.

Claudio Bonadio, juez federal, fue quien pidió la detención del empresario por la causa de los cuadernos del chofer Oscar Centeno sobre coimas a funcionarios Kirchneristas. Otero se había negado a declarar, presentó un escrito y no reconoció haber entregado bolsos con billetes a Roberto Baratta, a pesar de que su apellido aparece en varias ocasiones en los cuadernos que escribió Centeno: una vez entregando un bolso con aproximadamente 250.000 dólares y en otra regalando vinos y champagne a Baratta. El pasado viernes, el juez Bonadío rechazó la eximición de prisión presentada por el empresario para evitar ser detenido.

Anteriormente, Otero había recibido una condena por el pago de dádivas al ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, a quien le abonaba el alquiler del apartamento en el que vivía el ex funcionario K. Cuando fue citado a indagatoria, se negó a declarar negando así que, como se consignó en los cuadernos, el dinero haya sido recaudado en las oficinas de la Terminal, ya que según sus dichos él estaba de viaje en Paraguay.