Se confirmó que el tridente norteamericano compuesto por México, Estados Unidos y Canadá serán la sede oficial del Mundial 2026

La candidatura de Norteamérica ha sido la más sólida desde abril del año pasado cuando en Nueva York hicieron oficial el proyecto. La terna de Norteamérica se ha enfrentado a la de Marruecos en la busca del primer Mundial de Fútbol con 48 equipos y con 80 partidos. El reparto de los encuentros, así como el de las sedes a sido desigual: 60 para EE UU, 10 para Canadá y 10 para México. Rabat, capital de Marruecos, con la decisión de este miércoles ya ha probado el sabor de la derrota hasta en cinco ocasiones: 1994, 1998, 2006 y 2010.

Ahora que la candidatura se concretó, les toca a los tres países comenzar con los detalles de este nuevo desafío deportivo a tres bandas, con o sin la ayuda de Trump ya que al presidente le interesa poco el fútbol –es más bien fan del golf, el básquet y el fútbol americano–, pero sabe que detrás de un Mundial hay buenos negocios.

Es cierto que cuando se celebre la cita tripartita de 2026, Trump ya no estará en el poder. Por más que sea reelecto, deberá dejar la Casa Blanca dos años antes. Este jueves cumple 72 años y será un octogenario cuando comience a rodar la pelota en Estados Unidos. Pero el grueso de las negociaciones puede ocurrir durante su mandato.

También hay que tener en cuenta que la elección les llegó en un mal momento. La tensa relación de México y Canadá con Trump, entre otras cosas por los dichos acerca del NAFTA (dijo que el tratado de libre comercio entre EE.UU., México y Canadá era un acuerdo “inservible”) y, luego de décadas de funcionamiento, ahora está en plena etapa de revisión, con intenciones estadounidenses de imponer cláusulas que desesperan a México y Canadá.