“Revanchistas” es un grupo de rock barrial, nacido y formado en Floresta, Capital Federal, en el año 2012. Nos encontramos con su baterista Juan Conti, para que nos cuente cómo será el futuro de la banda, y cómo fueron sus comienzos.

-¿Cómo comenzaste a tocar la batería y a qué edad?

Tenía 10, 11 años. Me gustaba mucho Attaque 77, Viejas Locas, Intoxicados. Yo tengo un tío que era baterista, y arranqué con el. Vino a mi casa una vez, con un fierro del Hi Hat (parte de la batería) y un libro de batería, y esa fue la primera vez, digamos que mi primera clase. Después empecé a practicar con almohadones, hasta que realmente arranqué clases con un profesor particular.

-¿Cómo se conocieron con los demás integrantes de la banda?

En la banda somos seis. Tres guitarras, bajo, batería y voz. Yo era amigo de uno de los guitarristas desde que éramos chicos, jugábamos juntos en el club de barrio de Villa Luro a la pelota. Al cantante y a uno de los guitarristas los conocíamos por la banda que tenían anteriormente, los íbamos a ver y teníamos una relación de público – músico. En un primer momento su hermano era el bajista, pero decidió irse de la banda cuando fue papá. El otro guitarrista era parte del público como yo. En ese momento, se formó la banda.

-¿Cómo es salir de gira y tocar en otras provincias? ¿Cuál es la diferencia?

La diferencia es que, es mucho más divertido tocar en el interior (risas). Porque además de la magia del show en si, que es lo mas lindo estar arriba del escenario, esta todo el extra del viaje, de compartir con tus compañeros de banda una habitación, o compartir el mismo viaje ya sea en el micro, auto, o el avión. Generas una relación, y afianzas el vinculo. También con el público.

Y hablando del público, ¿cómo es su relación con ellos?

Somos muy cercanos a la gente. Tratamos de tener entradas en mano, de que la gente nos venga a comprar las entradas a nosotros (además de poner puntos de venta). También nos juntamos a jugar a la pelota, aveces viajamos en los micros con ellos, o hacemos asados. Cuando tocamos en Baradero por ejemplo, o en Rosario, pasamos la tarde juntos antes del show. Eso la gente lo disfruta mucho también, además de tener ese momento de ver al artista arriba del escenario, tener un acercamiento con nosotros y ver que somos “pibes de barrio”.

-¿Cómo fue para ustedes tocan en lugares como el Luna Park, o que los invite a tocar “La Beriso”?

La verdad que eso es un sueño cumplido. Ninguno de nosotros se imaginaba que nos iban a pasar todas las cosas que nos pasaron. Desde estar en la final de “rockea” con el Luna Park lleno, a tocar en Auditorio Sur, o en Obras con La Beriso. También hacer nuestras propias fechas en el Teatro de Flores (ex Fénix) o en Vorterix. Son lugares donde por mucho tiempo solo fui a ver bandas, y ahora me toca tocar a mi, pensar en eso es muy loco.

-Por último y para terminar, ¿Cómo se ven, o cómo te ves vos, con la banda de acá a cinco años?

Yo creo que, metiéndole como le estamos metiendo ahora. Tuvimos una época hace mas o menos tres años donde nos estaba yendo muy bien, donde venía cada vez más gente, y hoy la situación del país nos pone en una posición en la que todo cuesta un poco más, y el under es cada vez más under. A veces la gente tiene que elegir a que show ir, por ejemplo, antes tocábamos cuatro veces en un mes y venían a todas las fechas. Ahora se elige, dependiendo también de si viene alguna banda del exterior ese mes, o no. Es un momento donde la estamos luchando mucho, donde tratamos de defender nuestro proyecto o nuestras canciones. Dar siempre lo mejor, ensayar mucho para sonar cada vez mejor.