Inaugurado en 1916, con una impactante estructura de varios pisos, el edificio lleva casi dos décadas cerrado. El ingreso principal a la cafetería estaba en la esquina de Rivadavia y Callao. Entre los habitués del lugar se encontraban Alfredo Palacios, Carlos Gardel, Roberto Arlt, Niní Marshall ,Oliverio Girondo, Gabriel García Márquez , Jorge Luis Borges , Maria Kodama entre varios otros.

Algunos historiadores aseguran que Juan Domingo Perón tenía su mesa “favorita” sobre la calle Callao. En los salones del primer piso se realizaban fiestas de casamiento, cumpleaños de quince y otros festejos. Cerrada desde fines de los ’90, la confitería sufrió el desgaste del paso de los años. Los expertos trabajan para que una parte del café pueda ser visitada por el público durante la próxima edición de La Noche de los Museos en noviembre. En junio de 2018 se constituyó la Comisión Bicameral Administradora Del Edificio Del Molino, presidida por Daniel Filmus, y el inmueble pasó a estar en manos del Congreso.

Vista de uno de los ventanales

En 1930 la Confitería del Molino vivió uno de los momentos más duros de su historia: durante los días del golpe de Estado que derrocó a Hipólito Yrigoyen, el lugar sufrió un incendio. Los expertos en patrimonio aseguran que la confitería estuvo en constante vínculo con el Congreso Nacional y en muchas ocasiones hubo vigilias en el lugar ante el tratamiento de leyes clave para el país. En 1996, la cantante Madonna grabó en la confitería el video de la canción “Love don’t live here anymore.

Interior de la “Confitería del Molino”

Durante nuestro recorrido por el interior, pudimos presenciar la historia de la Confitería el molino. Cerca de las 00 horas, conversamos con una señora que nos contó historias sobre el lugar y que me permitieron trasladarnos en el tiempo y ser participes de la historia de la ciudad.