Se trata de Matías Santana, que habló frente al juez con DNI y permitió repreguntas. Es el primer testimonio oficial que preocupa al Gobierno.

Por primera vez en la causa que investiga la desaparición de Santiago Maldonado, un testigo mapuche declaró ante el juez Guido Otranto, la fiscal Silvina Ávila y el defensor oficial, Fernando Machado, que vio “con binoculares” cómo Maldonado era golpeado, detenido y trasladado en una camioneta con rumbo desconocido.

Se trata de Matías Santana, el mapuche que antes había brindado su testimonio informal ante la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin) a cara cubierta, junto con tres integrantes más de la comunidad mapuche. Los mismos integrantes ahora declararon a cara descubierta y con DNI frente al juez.

Santana contó en la puerta del juzgado qué ocurrió el 1 de agosto: “Desde el 31 los gendarmes estaban en la zona, pero fue al otro día a la mañana que deciden ingresar a nuestro territorio. Entraron reprimiendo a los integrantes de la comunidad, con armas y con una balacera. Tuvimos que replegarnos hasta el río. Yo para escapar agarré un caballo y crucé el río hasta subir a una loma”.

Y agregó: “Desde la loma pude ver con unos binoculares cómo tres gendarmes golpeaban a un bulto que tenía una campera celeste, una campera que yo le había prestado a Santiago esa misma mañana. Después de que le pegan, cargan el bulto y lo llevan hasta un Unimog, que luego pasan a una camioneta blanca que se dirige por la ruta 40 rumbo a Esquel”.

Ante las preguntas de la prensa el integrante del Pu-Lof respondió con énfasis “No tenemos dudas. Yo vi cómo a Santiago se lo llevó la Gendarmería”. Y al ser consultado sobre por qué esperaron tanto para declarar dijo: “Porque ahora tenemos el apoyo de toda la sociedad. Aunque sabemos que seremos perseguidos, estamos confiados en que gran parte de la gente nos apoya”.

Matías Santana y Miembros de la comunidad mapuche en el territorio del Pu-Lof Resistencia Cushamen en la Fiscalía de Esquel. Foto: Maxi Failla.

Los testigos también desmintieron el informe de la fiscal Silvina Ávila en el que asegura que no se pudo rastrillar la zona porque los mapuches se lo impidieron: “Es falso, pudieron recorrer toda la zona con helicópteros y drones”.

La declaración llega después de que pasaran más de 30 días sin novedades sobre el paradero de Santiago Maldonado, y con todas las fuerzas del país abocadas a su búsqueda.