Hugo “Pipo” Cipolatti fue denunciado ante la Justicia por haber falsificado la firma de un policía para poder cobrar la pensión de su madre muerta con un certificado falso de supervivencia. En total obtuvo 160.000 mil pesos.

Cipolatti negó cualquier tipo de alteración y fraude, y rompió el silencio hoy en Involucrados: “Yo me muevo en un mundo del sarcasmo y la ironía sana y trato de tomarlo con humor pero es bastante jodida la historia”. Luego contó su versión sobre los hechos: “Es medio larga la historia y comienza con mi mamá con la cadera rota e internada en el Hospital Churruca. Ella la estaba pasando mal, le habían dado el alta y todavía no le habían puesto la cadera y me llaman de Superintendencia de Bienestar, de la Policía Federal, para que ratifique lo que había dicho y lo hice”. En 2013 el también cantante de rock, hizo una carta denunciando la mala atención que había recibido su madre. “Hicieron un sumario administrativo, por una presunta mala praxis, y como eso iba a llevar mucho tiempo le dieron la posibilidad de llevar adelante una internación domiciliaria”, contó. Pero en ese momento, Maria Rosa Arias de Cipolatti fallece: “A mi me dicen ‘quedate tranquilo, vos seguí yendo a cobrar la pensión'”, declaró Pipo.

Argumentó que lo hacía porque necesitaba el dinero para pagar las deudas que su madre había dejado: “Muchas cosas me las decían por teléfono y a mí seguir cobrando esa pensión me permitía pagar algunas deudas que había dejado mi mamá. Yo avisé que iba a hacer eso y pedí permiso porque internamente me tenían que compensar”. Alegó, además, que lo hizo para poder seguir manteniendo a sus hijos y que cada vez que iba a cobrar lo hacía con ellos, quienes, tras finalizar el trámite, solían agradecerle a su abuela:  “Iba con los mellis a cobrar y ellos le agradecían al cielo“.