La actriz, guionista, productora y directora Patricia Palmer sigue construyendo su gran carrera. Dejó su ciudad natal para poder cumplir sus sueños y luego de tanto esfuerzo y dedicación, hoy puede decir que se siente cómoda con todo lo que ha conseguido, aunque tiene en mente muchos nuevos proyectos. Ahora, decidimos adentrarnos en su forma de ver las cosas en cuanto a temas que están siendo polémicos en este momento. Nos abre su mente y nos da algunos consejos que pueden servirnos a todos en algún momento de la vida.

PRINCIPIOS

– ¿Cómo fue que conseguiste llegar al campo artístico y conseguir trabajar de lo que quisiste toda tu vida?

– Como todo el mundo, peleándola. Yo ya hacía teatro en Mendoza. Tuve una vocación desde muy chiquita, siempre supe lo que quería hacer y me vine a Buenos Aires porque era la única manera de poder vivir de esto, de la actuación. Y acá caminando mucho, golpeando muchas puertas, estudiando y como hacen todos los jóvenes ahora también, dando castings por todas partes. No fue fácil, fueron 2 años bastante arduos, pero afortunadamente se fue dando.

– En todo ese proceso, ¿cuál fue el momento más difícil que atravesaste en tu carrera?

– Lo difícil a veces es la soledad. Sobre todo para los que venimos de afuera. No tener tu familia, apoyo, y además son trabajos que tienen mucha discontinuidad y de pronto te cuesta mucho mantenerte; entonces yo tenía que trabajar de otras cosas: vender seguros, cuidar chicos…a veces tenía que cuidar chicos y justo en ese mismo día tenía la posibilidad de ir a un casting y por cuidar a los chicos no podía, dejabas de hacer algo y no te alcanzaba para vivir, en fin…todo lo económico fue un tema al principio.

– ¿Podrías llegar a decir que en algún momento sentiste que estabas atravesando una crisis?

– Muchas crisis. Muchas veces pensé que me tenía que volver y abandonar todo, y una fuerza interior más fuerte, más grande…hacia que me quedara; y también cosas que pasaban, como por ejemplo que justo cuando me estaba por ir me llamaban de algún lado, esas cosas que pasan medio “mágicas”.

LOGROS

A comparación de cómo te veías situada antes en tu vida, ¿qué diferencia lográs ver ahora?

– Han pasado 40 años. Yo ya tengo mi vida establecida, tengo hijos, nietos…esa chica que vino de Mendoza es totalmente diferente.

– ¿Sentís que vos ya cumpliste con el objetivo que tenías para tu vida?

– Se cumplieron algunos objetivos. Si yo sintiera que ya los cumplí todos me podría morir, y me falta todavía. Siento que recién empiezo y tengo muchos objetivos por cumplir todavía.

– ¿Qué te gustaría llegar a hacer en el futuro?

– Muchas cosas, muchas obras de teatro, muchos sueños.

EXPERIENCIAS

– ¿Cómo es el tema de buscar trabajo siendo un artista? Ya que no siempre se tiene un trabajo fijo.

– Es como otro trabajo con la diferencia que sabes que cuando te toman, te toman quizás por un día o una semana. Si tenés mucha suerte, por un mes o dos meses. Es ir y ofrecer tus servicios, presentas tu cv en donde está tu formación, las cosas que hiciste; es como cualquier otro trabajo.

– En el 97’ habías asumido la dirección general de Canal 9 junto con Alejandro Romay, ¿Cómo fue tu relación con él?

– Aprendí machismo, imaginate que él es casi el inventor de la televisión. Fue una experiencia muy nutritiva. Él me nombró directora en un momento en donde el canal se estaba vendiendo y había que emprolijar un montón de cosas y para mí, si bien no fue una actividad artística que es lo que me gusta, aprendí mucho de la producción y la otra parte.

– En una entrevista mencionaste que querías recuperar esa escases de programas que le faltaban a la época, ¿consideras que cuando ingresaste pudiste ver ese cambio?

– Todos los artísticas siempre queremos que haya más ficción en la televisión, y yo obviamente lo quise hacer. A veces se puede, a veces no, dependiendo los momentos que esté atravesando el país. La ficción es cara para un canal de televisión. Es mucho más fácil hacer un programa de farándula, un reallity show, eso es 20 veces más barato que una ficción.

– ¿Y pensas que eso le hace bien a lo que es el entretenimiento en la tele?

– Ni bien ni mal, la televisión es un servicio y debería haber de todo, y a veces por cuestiones de crisis económica no hay más que esos programas, entonces es como mucho de lo mismo. De pronto tenés toda la tarde haciendo zapping y es todo lo mismo, ves las mismas caras. Cuando yo trabajaba con Romay, en la tarde había muchas ficciones, tres, cuatro, cinco novelas a la tarde…o comedias, y eso ya no existe por un problema económico.

OPINIÓN PERSONAL

– ¿Qué opinas de toda la ola verde de la cual están siendo parte varias artistas? Como Florencia Peña, Flor de la V y otras actrices de la televisión.

– A mí me parece que toda manifestación ideológica es buena, que la gente piense y luche por sus derechos es bueno, no importa si son artistas, obreras o lo que sean. Una actriz, no por ser actriz no puede no participar. Yo misma participo de algunos movimientos, algunos más fanáticos que otros. A mí me parece que es bueno lo que está pasando con la mujer, que está consiguiendo espacios que le eran bastantes difíciles de ocupar. La televisión en sí es un medio bastante machista, te lo digo porque yo fui directora del canal y costaba un montón, son todos varones los que dirigen. Me pareció bárbaro que estén expresándose las mujeres.

– ¿Estás de acuerdo con la despenalización del aborto?

– Yo estoy de acuerdo con no avalar la clandestinidad y también con que la persona pude elegir libremente y hacerse cargo de las consecuencias, porque hacerse un aborto seguramente tiene consecuencias emocionales y otras, pero es una decisión de la persona, es su cuerpo, su vida. No creo que tengan que decirle de afuera lo que tengan que hacer. Lo cual no significa que esté de acuerdo con el aborto, es algo lamentable para todos y todas.

– En su momento cuando llegaste a Buenos Aires, luego de trabajar ahorraste y conseguiste tu primer departamento pequeño. Hoy en día, ¿crees que lo podrías haber conseguido por cómo está el país ahora?

– Sí, en la televisión si conseguís ubicarte como protagonista en una telenovela, con lo que te pagan, si ahorras y te sabes manejar, podes. Quizás yo viví una época muy beneficiosa para el ahorro que fue el 1 a 1. Muy mentirosa para el país porque era una estafa total, pero lo cierto es que vos tenías un peso y tenías un dólar, y a pesar de todo lo que puedan decir los que están en contra del dólar, las propiedades se venden en dólares. Entonces era bárbaro porque ganabas 10 pesos y ganabas 10 dólares.

– En este último tiempo la televisión argentina fue dando varios cambios. En varias telenovelas se están incluyendo temas como la diversidad sexual, o se tocan más a fondo temas como el machismo, hay un cambio en el humor, ¿Qué opinas al respecto?

– A mí me parece que las novelas y la televisión son un reflejo de la sociedad. Lo que le pasa a la sociedad pasa en las novelas, siempre fue así, y está bueno que se refleje. Decimos que aceptamos varias cosas, pero en realidad la gente dice aceptarlas pero que no se vean en televisión, entonces no las terminas de aceptar. Si uno acepta la homosexualidad, ¿por qué está mal que este en televisión? Pasa que son cambios muy grandes donde cuesta mucho para las mentes que son más estructuradas. La gente piensa que a lo mejor si eso está en televisión va a haber más homosexuales, que son completamente fantasías, porque si hay más homosexuales es porque la gente se permite ser quien es, y eso es mejor, porque cuando la gente es quien es, es más feliz y no le hace daño a nadie.

– ¿Podrías explicar por qué no te llevaste bien con la notoriedad?

– Lo que a mí me cuesta o costó en ese momento es la pérdida del anonimato, la privacidad. Fue un momento, después no fue tanto, pero fue difícil estar en un lugar donde no te miraran. En una playa, un parque tomando mate…seguramente es una incapacidad personal, no tiene nada que ver la gente; te miran, son cariñosos, quiere saber de vos, te pregunta cosas, pero a veces eso te quita privacidad. De pronto quería estar con mis hijos tranquila y comenzó a cambiar, así que tuve que renunciar a ciertos espacios que antes yo transitaba con total libertad, pero bueno son cosas que trae la profesión…pero tiene tantas cosas buenas que lo compensa.

– ¿Te sentís cómoda ahora?

– Sí, además ahora soy más grande. Eso fue un momento en donde tuve mucho éxito en la televisión y la gente se pone de pronto muy fanática, sobre todo en los lugares de reposo en donde la gente no tiene nada que hacer, vos también queres reposar y no podes. Son cosas que vas manejando y aprendiendo. Casi que me alejé un poco de la profesión, en mi mayor éxito, pero estuvo bueno porque se ve que era lo que necesitaba.

– ¿Cuál fue el consejo o mensaje más importante que te dio algún artista o alguien cercano a vos?

– Muchas personas me marcaron. Una vez un maestro me dijo: “vos sos muy verdadera actuando, sos creíble, pero no basta, hay que ser interesante. Único, original” y yo no entendía qué me quería decir, me costó muchísimo, y con el tiempo entendí. Era un gran maestro, se llamaba Augusto Fernández, y todavía está entre nosotros. También tuve a Alicia Bruzzo que me dijo “no hay nadie que no este 10 años trabajado mucho en esta profesión que no tenga un lugar”. Yo creía que los lugares que uno tenía los ibas perdiendo y tenía mucho miedo, y ella me dio ese consejo, como diciendo “bueno, en medicina, periodismo, abogacía o cualquier otra carrera una persona tiene que estar 10 años estudiando, trabajado, y recién ahí empezas a tener un lugar” y acá es lo mismo. Y fue así.