En esta oportunidad llegamos al Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Festejándose del 10 al 17 de noviembre, dio lugar a miles de aficionados por el cine, directores, realizadores, actores, guionistas y todo aquel que sea partícipe del armado de una película. La perspectiva del festival fue mostrar y premiar la producción mundial de cine de este último año. Nos encontramos con películas de todos los géneros, la mayoría de ellas con una presentación previa, por el mismo programador de la competencia, informando a que competencia pertenece con un clima de humor y generando un ambiente amigable para todos los espectadores.

Un dato interesante para tener en cuenta es que al ser estudiante o jubilado las entradas a las funciones tenían descuento, con un costo de $45 pasarían a estar $20, ya que el festival está dirigido mayormente a aficionados y estudiantes. Tanta es la confluencia de personas, que para poder llegar a obtener un lugar en alguna función, se tienen que compra la entrada un día antes y formar fila desde dos horas antes de la película ya que los asientos se acomodan por orden de llegada. Las funciones comienzan desde las nueve de la mañana hasta la una de la madrugada, esto se puede intercalar con tours a museos y diferentes actividades que ofrece la Ciudad de Mar del Plata, todo relacionado con el cine y su historia.

Acreditándose como participantes, por $600, durante todo el festival se obtuvo libre acceso a las proyecciones de prensa de las competencias oficiales, acceso a dos funciones por día, acceso a las actividades especiales, al meeting point y a un ejemplar del catálogo del festival. Durante la jornada alcanzamos a apreciar conferencias de diferentes directores de cine  nacionales e internacionales, donde cada aficionado podía realizar sus propias preguntas. Léos Carax un director francés invitado, llenó la sala del Museo Mar, mostrándose muy amigable y contando su visión del cine. Siempre con su traductora a su lado respondió y agradeció a todos sus fans. En estas pláticas el ingreso es totalmente gratuito y libre hasta llenar el establecimiento.

El cierre del festival se realizó el sábado 17, entre despidos hasta el próximo año esperando volver a reencontrarnos con las mejores películas, premiaciones y actividades. Todo en el marco de una ciudad hermosa que espera la llegada de sus visitantes.