La medida se mantendrá hasta la liberación de los trabajadores detenidos en la protesta.
El reclamo comenzó con una huelga  ante la exigencia de un aumento salarial de los trabajadores, en las líneas H y E.

La tensión comenzó esta mañana por una discusión entre el comisario a cargo de hacer funcionar el servicio y el personal, representado por los metro-delegados, que se mantenían firmes ante la decisión de no empezar a hacer funcionar el servicio hasta que se llegue al reclamo exigido: un aumento salarial superior al 15%. Esto provocó serios incidentes con golpes y empujones.

El operativo policial se desplegó un poco después de las 7 . Desembocando en una pelea entre un grupo de efectivos que avanzó contra la protesta gremial de los empleados de ambas lineas. Hubo corridas, golpes y empujones. Incluso varios de los trabajadores del subterráneo denunciaron que fueron alcanzados por balas de goma.