Luego de haber negado el acoso a ocho mujeres, Morgan Freeman hoy emitió un comunicado, a través de su abogado, en el que le exige a la cadena CNN que se disculpen y retracten por las acusaciones hechas en su contra, el 24 de mayo.

En la carta, dirigida al presidente de la cadena televisiva, asegura que el articulo tiene una “intención maliciosa” y que fue “usado para atacarlo injustamente”. Además, plantea que la difamación ha “inflingido graves lesiones” en la carrera del actor.  De hecho, una tarjeta de crédito suspendió su campaña con él, la ciudad de Vancouver se retractó en la elección del uso de su voz para el sistema de transporte público y SAG-AFTRA podría revocar el premio de logro vitalicio que le otorgó a principios de este año.

“Como mínimo, la CNN necesita inmediatamente emitir una retractación y pedir disculpas al Sr. Freeman por los mismos canales, y con el mismo nivel de atención, que solía atacarlo injustamente el 24 de mayo”, concluyó Schwatrz, el abogado. También dijo que  “el problema con la historia de la Sra. Melas (una de las supuestas acosadas), que contaminó todo lo que CNN y ella hicieron después, es que su versión de la entrevista es falsa“. Morgan, por su parte, se disculpó con cualquiera que pudiera “estar molesto”, y agregó que “muchas veces traté de bromear y dar cumplidos a mujeres, pensando que lo hacía a modo de broma o en tono gracioso. Ciertamente no siempre di a entender lo que quería expresar”.

Esta no sería la primera vez que una estrella de Hollywood queda bajo la mira por escándalos de este tipo. Morgan se suma a una lista conformada por Kevin Spacey, Harvey Weinstein, Woody Allen, Bill Cosby, entre otros.