¿Cómo empezaste con el periodismo?

De dos maneras. Empecé cuando era muy chiquitito, bah de chiquitito, tenía 8 años ya no era tan chiquitito, jugando en el patio de mi casa. Armaba una escenografía grande como si fuera un estudio de televisión, jugaba con mis amigos a que era conductor de televisión e imitaba un programa que en ese momento estaba en canal 13 que es el canal donde ahora  trabajo que se llamó “Mónica presenta”, entonces yo era el periodista el conductor, otros amigos del barrio venían a jugar conmigo, algunos hacían de camarógrafos, productor, había otro de los chicos que venía a jugar que ahora también es periodista en Río Cuarto, juntos hacíamos ese programa y siempre digo que es el lugar donde aprendí a trabajar antes de aprender a trabajar, porque ya yo miraba lo que pasaba en la tele y al día siguiente imaginaba el mismo escenario y hacía exactamente lo mismo que hacían en la tele que yo miraba después a la noche los noticiero. Hay un humorista gráfico que se llama Roberto Fontana Rosa, que una vez dijo una frase que a mí me gustó mucho “El arte se aprende copiando”, tiene mucho de artístico y lo aprendí copiando, mirando lo que hacían los otros. Y después a los 18 cuando ya estaba en la facultad, iba a primer año de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Universidad Nacional de Rio Cuarto, me llamaron para trabajar en el diario “La calle” también en Río Cuarto al sur de Córdoba y me dijeron “querés venir a trabajar en nacionales”, tenía que cortar cable, en ese momento no había computadora, no había Internet, no había nada, todo llegaba por una máquina que se llamaba “teletipos”, por supuesto dije que sí enseguida empecé a trabajar ahí y nunca pare. Labure en parte por necesidad, porque mi familia no me podía bancar los estudios, ósea yo si quería estudiar tenía que trabajar y en parte porque vi que era la posibilidad de ver el periodismo o hacer el periodismo desde adentro, no solo desde la facultad. Es decir, que tuve el privilegio de mientras estudiaba yo ya estaba trabajando, es decir, mucho de mis trabajos prácticos los que tenía que presentar en la facultad, eran trabajos que después yo podía publicar en los diarios, había como una doble responsabilidad o un doble compromiso, por un lado cumplir con la facultad y por otro lado que salieran publicados en el diario donde estaba trabajando.

Cuando eras chico simulabas a que conducías programas ¿Lo hacías más como modo de juego o te gustaba también la actuación?

Yo ya sentía que lo mío era el periodismo, ya me sentía periodista. Hay una frase muy linda que dice “antes de ser feliz hay que ser feliz”. Para ser feliz, tenes que crear un espacio adentro tuyo y en tu vida para que la felicidad llegue y yo creo que fui periodista antes de ser periodista, me gustaba jugar a eso. Pero yo sabía que en algún lugar, no es que era inteligente ni nada, yo sabía que eso en algún momento me iba a servir y jugaba por un lado porque era chico y me divertía pero también sabía que en algún lugar mío, gran parte de lo que yo hacía en ese patio imitando a lo que veía en la tele, me iba a servir cuando yo fuera un profesional y de hecho me sirvió.

¿Desde chico tu meta ya era estudiar periodismo?

Yo ya lo tenía clarísimo, yo quería vivir del periodismo, quería viajar, subirme a un avión, bajarme de ese avión, subirme y bajarme de ese avión. Ir a lugares gigantes, ir a lugares chiquitos, hablar con una señora que necesita algo, cubrir la asunción de un presidente. Yo ya en esa época a los ocho años me veía haciendo todo eso.

¿Tus expectativas de chico de ser periodista fueron igual a cuando fuiste periodista?

Se cumplió todo. Tengo en mi casa, lo muestro en los cursos de televisión nada más, una cartulina que la hice hace muchos años, donde puse todo lo que yo quería lograr en mi vida. Desde los viajes que quería hacer, la gente con la que quería trabajar, los lugares donde quería trabajar, que quería para mi vida personal, como quería que fuera mi casa, hasta las cosas mas cholulas, por ejemplo almorzar con Mirtha Legrand, todo se cumplió. Desde lo más cholulo o fribolo hasta lo más fuerte e intenso hasta hoy que es por ejemplo que el cuerpo me responda, tener salud, entusiasmo, estar bien de la cabeza, del corazón, físicamente para el training que tengo, que le doy una paliza bastante grande a mi cuerpo y todo se cumplió. Entonces todo lo que yo hice se llama tener un propósito en la vida, que es al largo plazo que querés que te pase.  Ahora tenes que ir a esa dirección, tenes que rodearte con la gente que te acompaña en ese sentido, tenes que tomar distancia con la gente que no te ayuda por lo menos en algunos determinados momentos de tu vida en llegar hacia ese lugar, tenes que ser muy disciplinado, coherente, esto no significa no tener dudas ni nada de eso, pero saber que para llegar a estar a ese piano tengo este camino o me la puedo hacer más larga y complicada y dar vuelta todo este salón, yo ya sabía que el caminito era este. Supe morirme de hambre, comer arroz muchos días, no tener plata para viajar en el colectivo.

¿Y eso por qué?

Porque al veces hubo épocas donde me quedé sin trabajos y no me llamaban.

De eso se trata también el periodismo.

No. No se trata de eso.

Hay veces que tenes trabajo y hay otras que no.

Como en todos los trabajos. Se trata de ser fiel con algo que yo lo ubico acá (señala la panza) además de los ravioles, se llama el fuego sagrado que yo creo que está acá en éste lugar. Que es el hambre por ser algo o ser alguien en la vida. Yo sabía lo que quería ser y sabía lo que quería hacer de mi vida. Ser y hacer. Entonces como tenía claro eso, decidí pagar muchos precios, por ejemplo no tener plata para el colectivo, no tener plata para ropa, casi me rematan un departamento que me había podido comprar. Pero nunca acepte trabajos que no fueran de periodista, me ofrecieron trabajar en bancos, hacer un comic e incluso irme al exterior. Yo sabía que mi lugar era este, ahora me lo replanteo porque lo conseguí. Y nunca trabaje de otra cosa que no fuera lo que me hiciera feliz, porque prefiero comer arroz y ser feliz que tener mucho y no ser feliz. Y eh tenido la posibilidad de ganar plata pero yo siempre dije, si no me hace feliz no, prefiero ir por este lado.

¿Que mensaje le darías a esos jóvenes que quieren cumplir todos esos sueños que vos cumpliste y que de repente no saben qué hacer, que tendrían que hacer para cumplir todos esos objetivos?

Escucharse que hay adentro de cada uno, porque es algo que no nos enseñan y en general nos dicen que tenemos que tener, después hacer para después ser, tenes que tener un título nos dicen nuestras madres, estudiá, tené un título, tené una familia, tené hijos, tené tu techo, con eso vas a poder hacer algo y vas a ser alguien en la vida. Yo creo que es exactamente al revés, primero hay que ser periodista, veterinario, carnicero, florista, costurero, no importa, hay que amar, con dudas, miedos, con certezas, fortalezas y debilidades, primero hay que tener en claro que es lo que uno quiere ser, después te pones a hacer y cuando te pones hacer llega el tener y cuando llega ese momento decís waw llegó ese momento, ya lo tengo. Te das cuenta, hay que invertir la pirámide y primero ser. Siempre digo yo que el nene que sigue una hormiga hasta el hormiguero y después quiere ser veterinario ya está siendo veterinario antes de serlo, hace lo que puede con los recursos que tiene. Lo mismo los médicos que se fija en tu dedo o si estás enfermo te toma la fiebre, no sabe nada de medicina pero está siendo médico antes de estudiar medicina porque hay una preocupación y una ocupación, el sueño sin acción sigue siendo sueño, el sueño con acción te lleva al lugar donde querés ir.

¿Cómo ves el periodismo hoy en día?

Hay un cambio muy grande porque la tecnología nos llegó y nos atravesó y todavía no sabemos muy bien qué hacer con ella. Veo que en  el periodismo estamos siendo interpelados todo el tiempo por la gente. Ya ahora cualquiera en twitter, facebook, te pueden decir muchas cosas y no sé si estamos preparados para eso, nos convertimos en reactivos, nos enojamos, no aceptamos la crítica y veo como que hay mucha opinión  más de lo que se informa, es una opinión personal y me puedo equivocar. Hay demasiada opinión, exceso de yo pienso, yo creo y no los datos concretos de lo que está pasando en un lugar. Cuando hay un exceso de opinión, que está bien y es parte del periodismo, parte del programa de opinión, parte de la tele y de los noticieros, pero cuando hay exceso de opinión es porque hay menos datos para informar y hay más opinión personal. Yo creo que deberíamos bajar un poco los decibeles de tanta opinión. Cada uno saca sus conclusiones.

¿Cómo ves el país hoy en día?

Lamentablemente dividido Boca, River, kirchneristas no kirchneristas, Clarín anti Clarín pro Cambiemos Unidad Ciudadana, Messi  anti Messi. Vivimos de la confrontación, a mí no, pero como país nos encanta la confrontación, esta semana lo más insólito es huracán Irma  inundaciones en buenos aires, estaban los favoritos del huracán y los que decían no pero hay que informar de las inundaciones en las provincias. Se generaba un debate que eran los unos y los otros, me parece que hay un gran desafío, incluso como periodistas de trascender la grieta, de ir más allá ¿tiene que haber diferencias? por supuesto, no todos pensamos y nunca vamos a pensar iguales, pero tenemos que respetar la opinión del otro y establecer puntos en común para ir en una misma dirección, sino siempre nos vamos a estar tironeando, que Brancatelli y los otros, que 678 y Lanata y Víctor Hugo. En algún momento todo esto tiene que terminar, tenemos que aceptar que pensamos distintos, pero que el país tiene que ir en una dirección, mirar hacia adelante lo que se llama la brecha, envés de la grieta de un lado y del otro, la brecha. Estamos parados acá y queremos llegar a un determinado lugar.

Sobre el caso Maldonado, ¿qué pensás?

No conozco los detalles. Me parece gravísimo que no se sepa nada, me parece gravísimo que recién ahora el gobierno tenga varios voceros, que solo del ministerio de seguridad haya salido a dar explicaciones Patricia Bullrich y no quienes estuvieron en el operativo el día que ocurrió y me parece que si vas a reclamar por un desaparecido, tenés que reclamar por todos. Porque no es que Santiago es más que el nieto de otro integrante de los pueblos originarios Agustin  Santillan de los que hace nueve meses no se sabe nada y los ahora ocupados en el el caso Maldonado no vinieran a reclamar por él y lo mismo que Julio López y lo mismo que todos los desaparecidos en democracia desde el 83 hasta ahora. Hay una cuota mayor de responsabilidad porque en este caso intervino la gendarmería y hubo una orden, una orden política tomada para reprimir política judicial que tendrán que rendir cuentas pero si me parece que si vas a reclamar por un desaparecido, reclama por todos.

Si tuvieras la posibilidad de entrevistar a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner ¿Qué le preguntarías?

Me encantaría. Yo la entreviste varias veces, estuve en su casa, me invitó a tomar el té, se pintaba delante nuestro, cuando era otras Cristina, cuando le gustaba el desafiar. Le preguntaría de todo, entre otras cosas le preguntaría, creo que todos los periodistas le preguntaríamos lo mismo, cual es la autocrítica, como hizo semejante cantidad de plata, porque le soltó la mano a Lázaro Báez, porque nunca recibió a los familiares de la tragedia de Once, porque ahora fue a misa por Santiago Maldonado y en su momento no fue a misa por otros casos  en los que el estado también tenía responsabilidad. Hay muchísimas cosas, lo que más me sorprende de ella es que siendo una mujer con una personalidad muy fuerte, un carácter muy fuerte, vocación de líder que creo que lo tiene, le tenga tanto miedo a las preguntas de los periodistas. Si en Harvar donde los estudiantes les hicieron las preguntas trastabillo y le costó estar en ese lugar, porque con semejante preparación, experiencia, lugar que ah  ocupaba, si tiene todas las condiciones para sentarse a una mesa y responder, porque no recibe a los periodistas. Esta es otra cosa que me llama la atención y le preguntaría, porque necesita de  escenarios ficticios para mostrarse natural que termina siendo antinatural, por ejemplo estos espost de campaña que sabemos están hechos con militantes, que están en el escenario con ella, tiene todas las condiciones y herramientas para ser  una ex presidenta que pueda hablar con los periodistas y ser interpelada y o preguntada por los periodistas. Sin embargo les huye, los ningunea, los niega, eso me llama mucho la atención. Le preguntaría que se activa en ella que no puede enfrentar una entrevista un mano a mano con muchos de los periodistas que queremos  entrevistarla.

¿Qué fue lo mejor y lo peor del gobierno de Macri?

Lo peor es que parece que por momentos estén haciendo una pasantía y no es una pasantía, están a cargo de un país. Otra de las cosas que me parece grave es que asumieron prometiendo un montón de cosas y ahora hay más excusas que realidades, por ejemplo, el segundo semestre, todavía lo estamos esperando, no llega. Tercero no haber dado cuenta  de primera mano con que se encontraba, que había que hace que todavía sea imposible arrancar el famoso crecimiento. Lo mejor me parece que es que hay buen trato, se permite el disenso, no hay hasta donde yo sé tanto apriete, puede que haya por eso dejo la duda, pero no hay tanto apriete como había con el gobierno anterior, tanto funcionario autoritario y hay aunque nos cueste aceptarlo, no hay un presidente que es el sabelotodo y el resto del gabinete este pintado, después nos puede gustar Bullrich, Garabano y el resto, pero hay como un juego abierto al resto de los funcionarios que forman parte del gobierno que con Cristina eso no pasaba.

En el gobierno de Cristina Kirchner, ¿cuáles fueron sus virtudes y defectos?

Virtudes, por ejemplo, la Ley del Matrimonio Igualitario me pareció bárbaro. Los primeros 4 años de Kirchner me pareció que estuvieron muy bien, el cómo se plantaron frente a la dictadura a pesar que no han presentado un Hábeas Corpus , nunca habían ido a la Plaza de Mayo a pedir por los desaparecidos, estuvo muy bueno en plantar la deferencia en que acá hubo culpables de lo que pasó y es necesarios que haya juicios a los represores . No me gustó el uso y abuso y como coptaron con plata a los organismos de derechos humanos que además se dejaron portar. No me gustó el ninguneo sobre causas nacionales que nos dolieron mucho desde el fiscal Nisman hasta la tragedia de Once hasta la otra tragedia del Tren Sarmiento e incluso cuando apenas asumieron estaban asumiendo lo que paso con Cromañón que ni siquiera hubo un comunicado esa noche de condolencias a los familiares . Yo por lo menos no lo recuerdo y sé que no hubo. Y después la corrupción, la justicia está en plena etapa judicial pero López reboleando bolsos, si te queda alguna duda, Jaime preso, los trenes de  Jaime enrumbados que se compraba  en España, todo el show y el circo que hicieron en Angola cuando fueron  en África y no vimos absolutamente nada, un gobierno que por momento era hueco, porque hacían y decían cosas que después no hacían y después lo vimos en concreto. Además del ninguneo a los pobres, el falsear estadísticas, el falsear la inflación, algo que ahora le están exigiendo a Macri.

¿Qué pensas sobre la frase que dicen muchos ciudadanos que todos los gobiernos son corruptos?

A mí no me gustan las generalizaciones, es como decir que todos los estudiantes de periodismo son burros, yo creo que hay excepciones. Es como decir que todos los periodistas son mentirosos, que todos los presidentes son corruptos. A mí no me gusta la generalización, me parece que hay que ir y que es un trabajo de los periodistas de puntualizar este caso, los datos que tenemos, porque si no vivimos de generalización y cuando generalizamos nos convertimos en una bolsa de gato. Es como decir que algunos peronistas son golpistas (que algunos lo dicen), yo no creo que sea así, que creo que hay algunos que considero que tengan gestos golpistas, por supuesto que sí. Que hay algunos integrantes del pro que son autoritarios y si tienen  falta de respeto, por supuesto que sí, pero yo no puedo decir, como tampoco puedo decir que todos los kirshneristas sean iguales, conozco mucha gente que le encanta Cristina o en su momento avalo el kirshnerismo y es gente laburante y se enamoro de un vídeo. Entonces no me gusta la generalización.

Cuándo das una charla, ¿qué tratas de transmitir?

Que haya una coherencia entre mis conversaciones privadas y públicas, es decir, no decir nada que no hago, no comunicar nada que no lo siento, no compartir sobre todo cuando doy clases de televisión nada que no me haya pasado. Hablo porque hay un registro en mi cabeza, en mi corazón, en mi cuerpo  de eso que quiero comunicar. El hablar por hablar sin que haya un mínimo registro, en mis emociones, en mi cuerpo, en mi razón, en mi capacidad de pensar, no me da lo mismo. De hecho no contesto un whatsapp en automático, lo contesto cuando tengo los cinco sentidos, al veces peco, por supuesto, que me demoro, me olvido, soy humano pero trato de no hacer nada en automático, porque si no te da todo lo mismo y a mí no me da todo lo mismo y mucho menos este trabajo, que considero que es un servicio a la gente  y mucho menos el automático con la gente que somos la fuerza vital de este país con nuestros errores y nuestros aciertos.

¿Cuál es el peor error que puede cometer un periodista?

El periodista puede cometer errores todo el tiempo porque somos humanos, nos vamos a equivocar siempre. Yo creo que el gran error es bastante frecuente hoy. Uno no chequear la fuente, dos no ofrecer todas las voces que hay sobre un mismo tema, tercero meterle la cuota personal sin aclarar que es tu opinión personal, sin marcar que es eso que estas opinando y en cuarto lugar te diría que esto de trabajar en automático que te da lo mismo el accidente de la esquina, el huracán Irma, los inundados en Bernal o la pelea de la princesita con el kun Agüero, son categorías distintas, ni una es mejor, ni una es peor, ni una es más importante, por supuesto que cuando hay  víctimas, tiene otra relevancia. Pero tener ese registro de que estoy cubriendo, que hay acá, que tengo que contar, como lo cuento, de qué manera, ese desafío  que estamos en un lugar de privilegios, que es estar entre donde ocurren las cosas y contarlas a la gente, si no tenés conciencia y no ejerces ese privilegio de estar en un lugar hermoso de que sos el intermediario entre lo que pasa y la gente y me parece que te la perdés, eso es lo que pienso yo.

¿A quién te gustaría entrevistar que esté vivo o muerto?

Vivos por supuesto Cristina Kirchner, al Papa Francisco, me gustaría entrevistarla mucho a Michelle Obama me parece que esta bueno, a Máxima la Reina de Holanda que es Argentina, me gustaría mucho reportajes más de tipo humano que es lo que pasa ahí. Me encantaría entrevistarlo a Maradonna, me gusta mucho los personajes de los años 80, por ejemplo las “extinguidas” me encanta  verlas, me gusta que tengan laburo, me parece que fueron víctimas de un tiempo que la libertad las sobre paso y pusieron su cuerpo literalmente y algunas terminaron arrastradas por situaciones personales que ahora por suerte recién se están reestabilizando, me encanta toda esa época de los 80, hay personajes que son muy lindos. Me hubiese gustado entrevistar a la Madre Teresa de Calcuta por supuesto, a Talay Lama es otro de los personajes. Igual si vos me decís todos esos y una linda crónica con héroes anónimos, me quedo con los héroes anónimos, los que no tienen prensa, los que no son conocidos, los que hace años hacen un trabajo invisible pero gigantesco y que vos sos la posibilidad para descubrirlos, para mostrarlos, para exhibirlos, para compartirlos con la gente, esos personajes anónimos del interior del país sobre todo acá en Capital Federal hay muchos. Recién por ejemplo estaba hablando con la nena que cumplió 15 años que bailó el vals con el papá de la chica donante, el papá de la chica donante fue ex combatientes de Malvinas y en un accidente perdió a su mujer y a sus dos hijas y además dono los órganos para que esta chica viviera y hoy tuvo la oportunidad  trece años después de bailar el vals con la chica que lleva el corazón de su hija, es una historia maravillosa, estoy buscando al padre. Estoy buscando una maestra que su alumno de quinto grado se le había muerto la mamá, el papá no le daba mucha bolilla y para el día del maestro un día como hoy, le regalo en un papel viejo un brazalete usado y un perfume por la mitad, pasaron los años y el decidió escribirle a su maestra contándole como seguía su vida, le contó que su papá había muerto, que conoció a una chica que se iba a casar y que para el casamiento quería que ella que fue su maestra ocupara el lugar de la mamá y la maestra dijo que si y apareció en el casamiento con el brazalete que todavía guardaba y se compro el mismo perfume que su mamá usaba para estar ese día usando el perfume de la mamá, es decir, que ese correrse de ese lugar del ego y estar a disposición de otro es algo que a mí me fascinan, me encantan . Ahora en estos momentos debe  haber muchas historias de gente inundada, de gente ayudando, de gente que es la tercera y cuarta inundación y no se rinden y siguen apostando en su pedacito de tierra con sus caballos, con sus granjitas y vos decís como hacen y a mi esas historias me maravillan porque me parece que son un buen ejemplo donde mirarnos y no mirar demasiado la tele donde hay tanta pelea furibunda. Ahí está la verdad en la gente que habla menos y hace mucho y lo que hacen lo hacen tan intensamente que la que ayuda no solo a sostener el país desde un lugar invisible, sino que también es un buen referente que si un día te caes, al día siguiente te levantes como si al día anterior no te hubieses caído.