“Decepcionado por la decisión del jurado de absolver a Carlos Rossi”, así se expresó en Twitter Mauricio Macri sobre la decisión del jury de enjuiciamiento de absolver a Carlos Rossi, el juez que liberó en 2016 Sebastián Wagner, asesino de Micaela García. Además, el presidente afirmó que se trata de “un juez que eligió beneficiar al autor de delitos aberrantes en lugar de proteger a la sociedad”.

El fallo fue por mayoría, con cuatro votos a favor de la absolución y tres en contra, permitiendo a Rossi retomar sus tareas como juez de ejecución penal de Gualeguaychú y y definiendo la devolución del 30% del salario que se le retuvo durante su suspensión. Los jueces Germán Carlomagno, Daniel Carubia y Miguel Giorgio y el abogado Roberto Beherán votaron a favor del magistrado, a quienes se le opusieron el senador Daniel Olano, la diputada Ester González y el abogado Jorge Campos.

Rossi había sido acusado de mal desempeño y destituido de sus funciones el 7 de diciembre de 2017 por otorgarle la libertad condicional a Wagner, quien nueve meses después de ser excarcelado secuestró, violó y asesinó a la estudiante de 21 años en Gualeguay.

Wagner había sido detenido en 2010 y condenado en 2011 a nueve años de prisión por dos violaciones, condena que no cumplió en su totalidad ya que se le otorgó la libertad 3 años y medio antes.

Néstor García, padre de Micaela, declaró al diario Clarín antes del fallo que “el Procurador no sólo le tuvo compasión a Rossi, sino que no se puso nunca en la postura de acusador y siempre remarcó que las preguntas eran a modo de aclaración y no para hurgar en las contradicciones en las que incurrió el juez” y agregó que lo “decepcionó y desilusionó” ya que “parecía un juicio donde sólo había defensa para Rossi, cuando la sociedad pedía con este jury que se aclaren las cosas”.