Dos eran menores de edad. Fueron acusados de resistencia a la autoridad e intimidación pública. La mayoría paso la noche en la comisaría. Antes del amanecer fueron liberados.

Los incidentes protagonizados por un grupo de manifestantes ayer en la 9 de Julio, dejaron un saldo de ocho detenidos, siendo dos de ellos menores de edad. Sin embargo, a las pocas horas quedaron en libertad.

Los manifestantes detenidos habían sido acusados de resistencia a la autoridad e intimidación pública al enfrentarse a las fuerzas de seguridad. Fueron detenidos pasadas las 16:30 horas del miércoles por efectivos de la División Operación Urbanas de Contención y Actividades Deportivas (DOUCAD).

A cinco de los ocho detenidos los alojaron en la comisaría 30ª de la Policía de la Ciudad, fueron liberados en la madrugada. Los menores de edad, de 14 y 17 años, fueron enviados al Instituto de Menores Inchausti y recuperaron la libertad en la noche.
Por otra parte, el detenido restante fue trasladado al Hospital Argerich. Hoy continúa en el centro de salud pero sin custodia policial.

La causa, por intimidación pública y resistencia a la autoridad, quedó en manos del Juez federal Sergio Torres, del juzgado N°12. La investigación continuará en los próximos días.

Durante la tarde de ayer se produjeron incidentes entre la policía y agrupaciones piqueteras que habían cortado la 9 de Julio.
Tras el fracaso de dos negociaciones, el operativo policial que estaba allí avanzó contra los manifestantes, que respondieron lanzando palos y piedras. Las fuerzas de seguridad contraatacaron con balazos de goma, gases lacrimógenos y, un camión hidrante disparó agua contra los protestantes.

La causa del enfrentamiento entre los piqueteros y la policía fue la Agrupación Quebracho, quienes tomaron protagonismo y pasaron al frente.

El conflicto generó un caos total en el tránsito, ya que no fue la primera manifestación que se produjo en esta semana. También hubo grandes destrozos en varios puntos de la avenida.
Entre los manifestantes había representantes de Quebracho, Corriente Patria Grande y grupos relacionados con el partido de La Matanza. La manifestación fue mas política que social, y pudo estar vinculada a la campaña de la ex Presidente, Cristina Fernández de Kirchner.