Esta tarde la histórica locutora puso fin a su programa de radio “Black & Toc”. La Negra concluyó con una editorial en donde explicó los pormenores de la decisión, cómo le comunicaron que querían echar a su compañero, y según ella cómo influyen sus críticas al gobierno en la poca pauta publicitaria que reciben. Explicó también que quedó en buenos términos con los directivos de Radio Con Vos. 

Así arrancó la editorial de La Negra: “Suponemos que en algún momento pasará esta situación, pero por ahora ‘siamo fuori‘. Es una lástima porque habíamos hecho una familia. Pero chicos, las familias se vuelven a rearmar, no es la muerte de nadie. Laburamos, dijimos e hicimos el equipo que quisimos, siempre. Nadie nos dijo lo que teníamos que decir. Y la verdad, creo que con la salida de este programa tal vez se podrá conseguir que entre más pauta publicitaria, más pauta del Gobierno o más pauta de lo que sea. Creo que todos los cambios son para mejor. Toda la vida cuando cambié fue para mejor”.

Al salir de la radio, fue abordada por varios periodistas y contestó de todo.”Somos un equipo y la gente labura en equipo. Y yo sin equipo no existo, no puedo trabajar. Aparte de la amistad, del amor que nos tenemos. El laburo es así: todos o ninguno. Entonces fue ninguno”, dijo.

Según contó La Negra, la decisión de intentar echar a Humberto Tortonese fue un recorte por cuestiones económicas, y así se lo comunicaron al comediante. “Esto fue la semana pasada. Nos enteramos de sopetón. Me preguntaron si Humberto era imprescindible y dije que sí. Tomé esta decisión abruptamente, sin preguntarle nada a nadie. Fue horrible”, detalló La Negra. Además, agregó: “Sentí que si decía que sí, después de que sacaran a Humberto iban a venir por el resto de mis compañeros, y después por mí. Y la verdad que no tiene sentido. Yo sé lo que valgo y lo que vale la gente que está alrededor mío. Nadie tiene que decírmelo, nadie”.

Por su parte, Tortonese dijo: “Siento muchas ganas de llorar. Y siento también el amor de una amiga. Lo que hizo fue grandioso”. Si bien todo resultó abrupto e inesperado, La Negra aclaró: “No nos vamos mal. Es una empresa que siento que me quieren. Los jefes y los dueños han sido cariñosos y amorosos hasta el final, y nos han venido a saludar”.