Premiada como la mejor foto del año, la imágen de Ronaldo Schemidt, fotógrafo de la AFP, plasmó la violencia que se vivió en Venezuela entre abril y julio de 2017.

La fotografía fue elegida en el certamen World Press Photo (WPP) donde participaron más de 4.500 fotógrafos de 125 países. “Esa foto representa la terrible situación de un país, el mío, en desgracia: atrapado en un espiral de violencia política y social”, declaró Schemidt a la oficina de AFP en Caracas.

Víctor, el joven en llamas, corría desesperado agitando sus manos para apagar el fuego. Él junto a otros manifestantes, habían hecho estallar un tanque de gasolina de una motocicleta militar. El efecto de la explosión lo atrapó en una bola de fuego.
Schemidt que había sido enviado para reforzar la cobertura de Caracas presenció toda la escena. “Sentí un calor, el fogonazo y voltee. Yo no sabía qué era, sólo vi que venía una bola de fuego hacia mí. La seguí, disparando mi cámara sin parar, escuché sus gritos y fue hasta ahí que me di cuenta lo que era.” dijo Schemidt a la AFP en Caracas.

Fueron otros manifestantes los que consiguieron apagar el fuego de Víctor contra el suelo, mientras él pedía no vivir más. Se quemó el 70% del cuerpo y pasó por 42 cirugías de injerto de piel.

“Crisis en Venezuela” es el nombre que recibió la fotografía que compitiendo junto a otras cinco reflejan el mundo actual en conflicto. Dándole un tinte irónico, sobre la pared detrás del joven se lee la palabra paz junto a un arma de fuego.
La imágen tiene una energía instantánea y dinámica. Está muy bien compuesta, “tiene fuerza”, comentó el presidente del jurado que otorgó el premio a Schemidt.


La foto ganadora tiene el objetivo de plasmar un tema o evento de importancia periodística. Acompañada de habilidad visual y creatividad, el concurso está organizado en categorías y el jurado formado por profesionales del foto periodismo. El World Press Photo organiza este concurso para estimular el desarrollo del foto periodismo, consolidar y promover la profesión.