Aunque Marcelo Gallardo no puede ingresar a La Bombonera, buscan que tampoco tenga contacto con el vestuario de sus jugadores. Esto se decidió luego del partido de la final de la Copa Libertadores con Gremio en el que el técnico de River Plate desafió la sanción impuesta por la Conmebol  y bajó en el entretiempo a los vestuarios.

El viernes por la noche la Conmebol le impuso una nueva sanción que le impide a Gallardo ingresar a La Bombonera el sábado 10 de noviembre, día en que se jugará el partido de ida pro la final histórica de la Copa Libertadores. Ahora, lo que se busca es evitar todo tipo de contacto entre el muñeco y sus jugadores el día del partido. Pese a que no podría estar presente físicamente en el vestuario, tranquilamente podría comunicarse con el plantel a través de una video conferencia. 

Ya que para algunos dirigentes de la Confederación Sudamericana sería violar la sanción evalúan como medida extrema bloquar la señal de celular en el vestuario visitante antes y durante el partido. De esta manera el último contacto que tendría el DT con sus jugadores sería en el complejo de Los Cardales, donde el plantel estará concentrando a la espera de la primera final de la Libertadores.