En medio de un importante despliegue policial, llega al país la canciller de Alemania Angela Merkel. La visita significa una re apertura de las relaciones bilaterales, por lo que hay expectativa desde el Gobierno Nacional. 24 horas en el país y una agenda apretada.

Es la primera visita oficial de un gobernante alemán en 15 años. La última fue la  de Gerhard Shcroder en 2002. Hoy el panorama político es otro. Alemania es la potencia más fuerte de la unión europea, Angela Merkel una de las políticas más poderosas del mundo y el terrorismo islámico acecha al continente europeo. Este cambio contextual marca la agenda de la canciller en el país. Por la envergadura y el rol estratégico que la mandataria ocupa, hay más expectativa desde el Gobierno Nacional para relanzar las relaciones bilaterales; también, hay un doble operativo de seguridad para prever cualquier potencial atentado.

La ministra de Seguridad Patricia Bullrich descartó que hubiera “hipótesis de amenazas concretas” pero reconoció que hay “preocupación” por los recientes y sucesivos atentados en Europa y Australia. El operativo nacional cuenta con fuerzas federales, francotiradores y servicios anti-explosivos, al que se le suman 30 agentes de la seguridad personal de la canciller y un número no definido de agentes de la BDU, la inteligencia extranjera del gobierno alemán.

Trascendió que es un despliegue “mayor al habitual” pero que está lejos del operativo que se montó con la visita de Barack Obama en el 2016.

En términos diplomáticos y de comercio exterior, la visita de Merkel es un triunfo para el gobierno del Presidente Mauricio Macri. En el marco de varios encuentros con distintos líderes políticos- Macri se reunió con los presidentes de China y Japón en su reciente gira asiática y a fines de abril lo hizo con el presidente de EEUU- sumado a la búsqueda de inversiones extranjeras, tener en el país a la líder máxima de la Unión Europea genera expectativas. No está pactada la firma de ningún tratado, pero sí se prevé avanzar en el acuerdo de integración Mercosur-Unión Europea que sí se espera firmar durante la reunión de la Organización Mundial de Comercio, que se realizará en Buenos Aires a principios de diciembre. Además, la canciller viene acompañada por representantes de empresas de la talla de Siemens, Voith y Dea quienes se reunirán con los mandatarios en la Casa Rosada.

Serán 24 horas de Merkel en Argentina. Hoy a las 12 del mediodía se reunirá con el Presidente y la primera dama en Casa Rosada, en medio de operativos policiales y protocolos diplomáticos. A las 13 horas ambos mandatarios tendrán un almuerzo en la Sala de Científicos Argentinos, donde se hará una puesta en común del próximo G20. En septiembre de este año el anfitrión es Hamburgo, y en 2018 Buenos Aires será quien le dará la bienvenida a los 20 dirigentes más importantes del mundo. El traspaso es sin dudas uno de los temas a tratar, sumado a – se especula – el rol impredecible que juega el presidente Donald Trump en la configuración geopolítica actual.

Merkel se pronunció recientemente en contra de su par estadounidense a propósito de su salida del acuerdo de París. “Es muy insatisfactorio” declaró la canciller a fines de mayo. Por sus recientes dichos y por la inmediata cumbre en la que tanto Argentina, como Alemania y Estados Unidos estarán presentes, es que se especula con que el “tema Trump” se ponga sobre la mesa. Otro de los temas a hablar es la balanza comercial desfavorable (para la Argentina) en el comercio con Alemania. A las 14:30 habrá una conferencia de prensa en el Salón Blanco de la casa Rosada. Durante la tarde la canciller concurrirá al Parque de la Memoria para homenajear a los desparecidos durante la última dictadura miliar; el tema Derechos Humanos y “memoria” es una bandera común entre los dos países. También asistirá a la inauguración del órgano Wakler, un instrumento musical imponente que fue refaccionado con fondos de la Unión Europea y que es emblemático de la sinagoga de la Calle Libertad. Por la noche se celebrará una cena de honor para la canciller Merkel, que contará con invitados como el tenista Guillermo Corea y la artista performática Marta Minujin, quien tiene montado en Berlín una instalación artística basada en libros prohibidos durante el nazismo.

Terminadas las actividades y completadas las 24 horas maratónicas, la canciller volará a México DF para reunirse con su par Ernesto Peña Nieto.