“¡Me dio un me gusta, me dio un me gusta!”. “Le da me gusta a todas mis publicaciones, está siempre pendiente.”. “Hoy no le dio me gusta a mi foto y estoy empezando a preocuparme”.  Alguna de estas tres situaciones seguramente te resulte familiar, si es que estás en las redes sociales y en ellas has tenido de amiga o seguidora a esa persona que te hacía especial. Y seguro, también, que estuviste un buen rato feliz por haber recibido ese “me gusta”. O bien, con un agobio importante por no haberlo recibido en todo el día.

Desde La Vanguardia elaboraron una lista con las posibles motivaciones que hay detrás de un “me gusta” a través de una encuesta entre usuarios de las redes sociales.

Los posibles motivos frente a un “me gusta” pueden ser diversos y no existe uno solo puntualmente.

Las posibilidades según el especialista Marc Masip,  psicólogo experto en adicciones a las nuevas tecnologías y director del instituto psicológico Desconect@, son:

1. No le gusta tu foto o publicación: le gustas vos.

2. Le da al “me gusta” para darte un toque (“¡Estoy acá, llámame!”).

3. Es la forma de acercarse a vos después de mucho tiempo sin hablar.

4. Es un “me gusta” irónico, porque tu publicación es ridícula. Es como una palmadita en la espalda en plan “Vamos, vos podés”.

5. Realmente el contenido que publicaste le parece interesante.

6. Le da al “me gusta” a todo lo que se le pone por delante; no le resultás especial para esa persona.

7. Es un intercambio de “me gusta”: vos me lo das, yo te lo doy.

8. Se le “resbaló” el celular y le dio al “me gusta” sin querer.

9. Si hoy no te dio “me gusta” es porque de un día para otro se comprobó que ya no le gustás y quiere que lo sepa.

10. Si no le diste “me gusta” es porque se le escapó entre tantas publicaciones del día.

11. O porque tuvo un día fatal y ni siquiera tuvo tiempo de entrar en Instagram o Facebook.

12. O bien porque, sencillamente, no le gustó tu foto.

“No hay una ciencia exacta que nos diga qué significa cada ‘me gusta’ ni nos haga clasificaciones”, explica Marc

“Puede haber mil intenciones detrás de un “me gusta”, como en los comportamientos en la vida real, pero finalmente, se van a quedar en dos: o me interesa tu publicación o me interesa llamar tu atención por algún motivo”, aclara.

 

En este sentido, Masip distingue tres tipos de actores según su comportamiento en las redes sociales: Activos, los que suben contenidos e interactúan dando “me gusta”; Pasivos, aquellos que suben poco o ningún contenido e interactúan poco o nada; Voyeurs, los que no suben contenido y no interactúan; se limitan a mirar los contenidos de los demás.

Pero lo importante en la cuestión de los “me gusta” es esto: “La clave no está en la intención ni en el emisor, sino en cómo recibimos ese ‘like’, en cómo lo interpretamos, en el receptor”, reconoce Masip.

“Al subir cualquier contenido a las redes sociales, ya sabemos por dónde irán los ‘me gusta’ que recibiremos: no subimos los contenidos por subir. No es lo mismo publicar selfies que fotos de comida, fotos con otras personas o paisajes. Yo soy el responsable último de los ‘like’ que recibo. A partir de ahí, puedo obtener una recompensa que se ciña a mis expectativas, una recompensa superior o una inferior. Es en este último caso cuando, al tener menos ‘me gusta’, puedo frustrarme e incluso llegar a deprimirme”, concluye el especialista.