kasansew 1Nicolás Kasanzew, es un periodista argentino. Cubrió varios conflictos bélicos pero es recordado por haber sido el único corresponsal de guerra que estuvo de principio a fin durante la guerra en las islas Malvinas en el Canal ATC, actualmente canal 7, que era, por aquel entonces, el de mayor audiencia en nuestro país. Se emitían los informes de Kasanzew, enviado especial como cronista de guerra a cubrir el conflicto en las Islas, con imágenes grabadas por el camarógrafo Alfredo Lamela. Pero los mismos eran tergiversados y sólo se emitía el 5% del material enviado. Kasanzew siempre exaltó la heroica gesta del pueblo argentino.
Se cumplen 33 años de la rendición argentina en la Guerra de Malvinas. Revivimos en esta entrevista a Nicolás Kasanzew algunos momentos de aquellos días que marcaron la historia de nuestro país.

Periodista – ¿Había censura?
Nicolás- Sí por supuesto que si, no hay ninguna guerra sin censura y en el caso de corresponsales de guerra no es lo mismo que un periodista porque va a un lugar en donde hay peligro porque lo manda su editorial. En el saso de un corresponsal de guerra se supone que participa del esfuerzo bélico de su propio país, por eso muchos corresponsales de guerra teóricamente andaban armados y además bueno como contraparte del permiso de permanecer en el teatro de operaciones se tiene que someter a las censuras, sino no lo dejan estar en ese lugar. Los ingleses también sufrieron la censura, los periodistas de la BBC de Londres se quejaron muy amargamente de la censura y de las mentiras del gobierno de Thatcher, pero bueno como ellos ganaron la guerra después no importó. En nuestro caso si hubo una gran decepción por todas las mentiras que se dijeron de las cuales yo no participé y puedo probarlo además.
P – ¿Los periodistas estaban armados?
N- Históricamente como se considera que el corresponsal de guerra forma parte del esfuerzo bélico de su país, en muchos casos los corresponsales de guerra anduvieron armados. En nuestro caso no solo no nos dieron armas porque yo y mi camarógrafo pedimos que nos dieran armas, sino que también se rieron de nuestro pedido.
P- ¿Es cierto que solo se pasaba una parte de los informes?
N- Bueno por empezar cuando yo recién volví, me enteré que el 90, 95% de mi material nunca salió al aire con lo cual eso mostraba que no era funcional a la propaganda del momento. Nosotros en aquella época no había manera de saber qué salía al aire porque no era todavía la época de los satélites como ahora que uno puede ver lo que sale y me decían que el material estaba bien recibido pero finalmente después me enteré que no lo ponían al aire en su gran mayoría. También las crónicas que yo mandaba a la revista 7 DÍAS eran antecedidas por una introducción de tipo triunfalista que yo no había escrito y tampoco vi ninguna revista hasta que no volví al continente. Cuando la vi me enoje y fui a reclamar al director de la revista y me dijo que si no agregaba eso, no lo dejaban publicar nada y le dije “bueno no hubieras publicado nada”. Afortunadamente conservo los manuscritos de mi “diario de guerra” como se llamaba mi colaboración a la revista, y conservo los Telex imposibles de falsificar que yo mandaba desde Malvinas, entonces puedo demostrar que esos textos no tenían esa introducción triunfalista que la revista le agregaba.
P- ¿Había más periodistas argentinos en Malvinas?
N- Bueno se dio una cosa extraña, durante el mes de abril antes de que se cerrara completamente el bloqueo entraban periodistas en los vuelos que venían a la isla hacían sus notas y regresaban al continente. El corresponsal de guerra de La Nación no se quiso quedar dijo que era más importante en el continente que en las islas. Me acuerdo de Eduardo Smith de canal 11, toda una serie de periodista que llegaban hacían su nota y se volvían. El 28 o 29 se cerró totalmente el bloqueo y ya después no pudo entrar nadie más . En las islas habían quedado los hombres de la agencia oficial TÉLAM además de mi equipo de ATC.
P- ¿Recuerda la operación que realizaron con los montículos de tierra?
Los montículos de tierra habían sido puestos por la Fuerza Aérea para que pensaran los ingleses que estaba destruida la pista, una táctica para engañar al enemigo. A principios de mayo más o menos uno de los cronistas de la agencia Télam (Diego Pérez Andrade) publicó una noticia falsa que se publicó en muchos medios, una cosa totalmente inventada de la primera palabra a la última, decía que habían muerto 17 Kelpers por un ataque inglés, hablaba que él había visto a los muertos, todo una fábula total. El general Menéndez que cuidaba más los intereses de los Kelpers que otra cosa, se enfureció mucho le pregunto, por qué había publicado eso, Pérez Andrade le dijo que estaba haciendo acción psicológica, que no es la labor de un periodista y entonces Menéndez le quitó los equipos de transmisión a Télam y a partir de ese momento se quedaron en el hotel donde paraban tomando Whisky como Digo Pérez Andrade en cada entrevista que da a la televisión se jacta de que tomaban el mejor Whisky, pero no hacían ningún tipo de cobertura. Recién les devolvió Menéndez los equipos pocos días antes de la rendición. (Nota de Editor: Pérez Andrade cuenta una historia completamente diferente) 
P- ¿Tuvieron alguna vez una situación riesgosa?
N- Todos los días, porque lo que hace un corresponsal de guerra es estar en situaciones riesgosas, ahí está la nota y como yo tenía un capitán del Ejército que no me dejaba moverme casi nada, la opción era ir al aeropuerto que ya no estaba bajo su jurisdicción sino que se encontraba a cargo de la Fuerza Aérea que nos dejaba movernos libremente y en el aeropuerto había acción todos los días. El lugar era bombardeado 3 o 4 veces por día entonces la cuestión era ir a ponerse debajo de las bombas para filmar.
P- ¿Tuviste miedo alguna vez de alguna situación en particular?
N- Sí, siempre hay un poco de miedo la cuestión es controlarlo, probablemente los dos momentos más riesgosos fueron una vez que una bomba calló muy cerca nuestro y nos llegó la onda expansiva, la ola de calor de la bomba; y la otra cuando en el último vuelo del Hércules, el 13 de junio, una noche anterior a la rendición de Menéndez nos evacuamos 60 hombres en ese avión cuando ya el aeropuerto estaba iluminado por bengalas inglesas, la artillería inglesa estaba tirándole a la pista y había varios aviones ingleses sobre nuestras cabezas y el piloto igualmente decidió salir, después nos enteramos que nos tiraron un misil muy grande que obviamente le erraron porque hoy no estaría contándola y cuando salimos en vez de subir el avión bajó hacia el mar. Navegamos dos horas con los limpiaparabrisas quitando el agua salada de los vidrios del avión vivimos una tensión nerviosa extraordinaria en esas dos horas, mi camarógrafo me dijo que se había desmayado pero años más tarde se enteró de que le había agarrado un micro infarto como consecuencia de la tensión de ese momento.

P- ¿Es cierto que existían torturas y que faltaba alimento?
N- Mientras estuve en las islas jamás vi, ni me enteré. Lo que llaman tortura se refieren a los estaqueos, que consistía en acostarlo con los brazos en cruz y amarrar sus extremidades a estacas y dejarlo ahí por un tiempo determinado. Eso lamentablemente se practicó en Malvinas porque no está en el código de Justicia Militar, pero se practicó por estupidez de determinados subtenientes, sargentos pero no como una cosa sistemática, fueron excepciones. Con esto no lo quiero justificar, yo castigaría con el mayor vigor a los que estaquearon soldados en Malvinas, pero rechazo la mentira de que fueron torturas sistemáticas.
Con respecto a la alimentación, la guerra es sinónimo de hambre siempre, porque cómo se hace para acercar comida, aunque sea una vez al día cuando te están cañoneando. Yo muchas veces veía al camión con la comida que trataba de avanzar a primera línea y empezaban a tirar los ingleses y el camión tenía que retroceder para tratar de avanzar más tarde. A veces llegaba con la comida fría.
En el caso de Malvinas se pasó más hambre de lo necesario por culpa del general Menéndez que como quería quedar bien con los ingleses, prohibió carnear las ovejas que había en las islas y prohibió a los soldados entrar a hacer compras en las tiendas de lo Kelpers para no desabastecerlos . Podría haber habido muchísimo menos hambre si se hubieran carneado esas ovejas.
Hubo muchas miserias, mucha desorganización, mucha improvisación y no la voy a justificar de ninguna manera pero también hay mucha desinformación sobre estas miserias, mucha exageración de estas miserias.

P – ¿Qué momento en especial le quedó grabado con intensidad?
Bueno, momentos muchos pero bueno, justamente el 1 de mayo, cuando llego y veo a un soldado, con el cual el día anterior yo había estado jugando un picadito de pelota, estaba tendido muerto con la pelota con los jugadores de Boca al lado de él.

P- ¿Cómo fue su vida al regresar al continente?
N- Cuando volví de Malvinas caí en la volteada de la desmalvinizacion, primero me dejaron sin trabajo los propios militares porque ellos querían hacer ver como que Malvinas no ocurrió, taparlo, olvidarlo y yo era un recordatorio viviente de que si ocurrió entonces me dejaron sin trabajo. Cuando asumió Alfonsín yo estaba a punto de hacer un programa periodístico y me prohibió Alfonsín eso está totalmente documentado y demostrado. Así con altibajos me han estado persiguiendo durante estos 30 años por haber sido la “cara de Malvinas” que para mi es un orgullo inclusive que no merezco porque la cara de Malvinas son los pilotos, los comandos, los soldados pero bueno a mí me han puesto esto de que soy la cara de Malvinas y que por lo tanto no tengo derecho a trabajar. Yo aguanté lo que pude, hasta el año 90 estuve en el país, rechacé dos ofertas para trabajar en el exterior y en ese año ya acepté una oferta que me ofrecieron desde Miami.
P- ¿Por qué cree que se lo vinculó con el gobierno militar?
Yo coincidí con el gobierno militar nada más que cronológicamente, no tuve absolutamente ningún otro contacto. Cronológicamente coincidí y fui la única persona que dio la cara de las Malvinas y entonces me convertí en el chico de los azotes, me eligieron a mí, era más fácil, no tenía a nadie detrás, nadie me respaldaba.
P- ¿Durante la democracia, cree que fueron justos los reconocimientos a los combatientes y cree que hay censura?
No, para nada fueron justos porque en la democracia y aún desde el mismo régimen militar, los soldados fueron escondidos, ninguneados, discriminados, se les quebró la autoestima al decirles que había sido una aventura imbécil y no como realmente fue, una batalla en defensa de la patria. Los suicidios en cantidad de combatientes se los debemos a esta actitud de los gobiernos.
P- ¿La conferencia iba a realizarse en el Colegio de Abogados, finalmente lo cancelaron a último momento ¿Qué opina al respecto? (Nota de Editor: iba a hacer un conferencia en el Colegio de Abogados pero se canceló)
Dicen que fue por una cuestión organizativa, no lo sé, pero me ha pasado varias veces que a último momento me cancelan me quedo con mi duda.
No se quiere que hablemos de los héroes, parece absurdo pero es así, porque no se puede reivindicar a nadie con uniforme, si tiene uniforme es malo. No hay peor mentira que la generalización hubo malos y buenos pero para algunos son todos malos.