Jorge Rial (56) volvió este lunes a Intrusos, luego de su viaje a Londres con su novia, Romina Pereiro, y se tomó los primeros minutos del comienzo de su programa para hablar sobre la situación familiar que está viviendo con su hija, Morena (19).

“Elegí ser esclavo de mis silencios a verdugo de mis palabras. Muchas veces las palabras son inconvenientes, hay que saber medirlas. Quiero pedirles disculpas a todos por haber sido participante indirecto de algo que fue vergonzoso. Sentí mucha vergüenza y todavía la siento. Nunca imaginé que iba a estar del otro lado del mostrador de esta manera”, comenzó.

El conductor se mostró al borde las lagrimas y reconoció estar dolido tras las acusaciones de la adolescente a través de Instagram, y a su vez, avergonzado porque “está mi hija en todo esto, que amo profundamente, que más allá de cualquier discusión y de las cosas que dijo, sé que sale de mi hija y sé que no está pasando un buen momento”, lanzó el periodista.

Asimismo, continuó diciendo: “Tiene algún problema, estoy preocupado por su salud, por el entorno que tiene, muchos ya pasaron por esto y saben de qué hablo… Estoy preocupado por ella, aunque no quiera mi amor. Pese a las explosiones que tuvo, lamentablemente, lo va a tener siempre mi amor”. Rial también contó que algunas personas se están aprovechando de la debilidad de su hija (haciendo referencia a que ella habría gastado todos sus ahorros para ayudarle a su novio, Facundo Ambrosioni, a pagar los abogados para su padre que está preso).

“Nunca esperé escuchar cosas tan fuertes de mi hija. Pero el amor hace que yo me banque todo esto. Me preocupa, quiero ayudarla, quiero que sea feliz, que se preocupe por ella, todos pasamos por esa etapa donde creímos que nos llevamos el mundo por delante”, agregó el intruso, para luego apuntar contra Matías Attem, Natacha Jaitt, un fotógrafo y un medio, quienes ayudaron a Morena en medio del escándalo.

Además, Morena dio una entrevista en la radio cordobesa Pulxo 95.1, en donde hizo impactantes declaraciones. Una de ellas, fue que reveló que quiso cortarse las venas. “Me quise matar. Por eso tengo esa marca y esa venda en la mano (haciendo referencia a un posteo de Instagram en donde se mostró con las muñecas vendadas). Cuando vi que salía mucha sangre lo llamé a Luis Ventura, que es como mi tío”, describió Morena. La hija de Rial relató también que, ante esta noticia, su padre tardó más de una hora y media en ir a verla. “¿Vos cuánto demorás en ir al hospital si te dicen que tu hija se cortó las venas? 10, 15 minutos”, dijo.

Sobre su relación con el periodista, la hija mayor confesó estar completamente rota. “Hoy en día me cuesta decirle papá. Jorge me dijo que cualquier cosa que necesite lo hable con sus abogados… Hasta los 21 me tiene que mantener, por ley. Si no, iremos a juicio, qué vamos a hacer”, y conluyo diciendo: “Toda mi vida sentí la carga de ser una Rial. Si yo hubiera sido gorda sin apellido, me hubieran hecho bullying por gordita nomás. Yo era gordita y encima con apellido. Para colmo siempre tuve todo lo que es material, pero no amor”.