El evento internacional que engloba a jóvenes de 14 a 18 años, realizará su tercera edición de la historia en nuestra tierra, Buenos Aires. Será la primera que se organizará fuera del continente asiático y se va a disputar entre el 6 al 18 de octubre del 2018. Las sedes ya están confirmadas y, junto con ellas, la administración de las ceremonias, entradas y disciplinas.

 
A diferencia del Juego pasado, los organizadores del certámen decidieron añadir cuatro deportes al cronográma olímpico. Breakdance, escalada deportiva, karáte y patinaje de velocidad. Siendo así, 32 las disciplinas que se irán desarrollando a lo largo de los catorce días de competición. De estas, 22 serán mixtas, es decir, que van a ser aplicadas tanto para hombres como mujeres.

 
Gerardo Werthein, titular del Comité Olímpico Argentino, detalló dónde se van a asentar las actividades. Tecnópolis va a representar al Parque Tecnólogico, donde se van a disputar encuentros de Tenis de mesa, Bádminton, Futsal, Tiro con Arco, Tiro Deportivo, Beach Handball y el Pentatlón Moderno. Puerto Madero se va a encargar de ser el Parque Urbano, donde se encontrarán los deportes naúticos, como remo, canotaje, también habrá eventos variados como Baloncesto 3×3, Breakdance, Escalada Deportiva y BMX Freestyle. Palermo será el Parque Verde, donde se realizarán actividades al aire libre pero que se practican en suelo, como lo son Fútbol Sala, Equitación, Rugby 7, Ciclismo (RUTA- MTB), Tenis, Beach Volley y el Triatlón. Y, por último, Villa Soldati representará el Parque Olímpico, donde se podrán observar variedad de deportes olímpicos, como Atletismo, Deportes acuáticos, Pentatlón moderno, Boxeo, Gimnasia (Artística – Rítmica – Trampolín), Judo, Karate, Hockey, Taekwondo, Halterofilia, Lucha y Esgrima.

 
El mandámas del COA también comentó cómo se organizarán las ceremonias, tanto la de apertura como la de cierre. La inauguración será en el Obelisco, se va a planificar una fiesta única, en la cual se logre una ceremonia participativa e inclusiva, de y para los argentinos. Se espera mucha convocatoria, aspiran a que participen 500.000 personas. Todo lo contrario será la Ceremonia de clausura, donde se hará un acto mucho más sencillo. Una celebración entre atletas, voluntarios y quienes trabajaron durante los Juegos. El fin de realizarlo de esta manera, es sintetizar costos, debido que una gran fiesta como la de la apertura, sería un innecesario exceso de costos para el Estado.

 
Por último, las entradas serán “similares a un pase de parque de diversiones” y se utilizarán pulseras con chips que garantizarán confianza, gracias a la seguridad tecnológica, a lo largo de todo el evento. Así, Buenos Aires volverá a ser la ciudad que alberga miles de atletas del mundo, como anteriormente lo fue en los Juegos Panamericanos 1951 y los Juegos Sudamericanos 2006.