Enriquecedora y divertida. Esas dos palabras describen lo que se vivió el martes por la tarde en la charla con Hugo Arana en el ISEC. La sala se encontraba repleta de jóvenes ansiosos por escuchar las experiencias y los consejos de un actor reconocido de la televisión, cine y teatro argentino.  


A las 19 horas llegó y el show comenzó. Sin vueltas ni tapujos relató cómo decidió estudiar actuación y cómo fueron sus primeros trabajos en el mundo artístico, su hogar desde hace 48 años. Pero no tiene la fórmula mágica de cómo mantenerse en los medios, sino que para él es 95% de transpiración y 5% de inspiración. Entrenar, ejercitarse y mantenerse siempre en la búsqueda son claves de la formación como artista. Los mejores deportistas y músicos practican horas y horas al día, ¿por qué acaso los actores no deberían hacerlo? 

Para Arana, el teatro es su refugio. Según él “el teatro es un espacio de reflexión” porque el actor, en las obras, tiene la capacidad de crear preguntas. El objetivo es que el espectador se vaya con nuevos interrogantes y que no sea la misma persona que entró.  

Con respecto a la creación de personajes, declaró que el teatro permite la construcción de conductas más profundas, con más matices, mientras que en la televisión no sucede. En la mayoría de los casos, se graban escenas por separadas, sin un hilo conductor. Por eso, al actor le es muy difícil meterse en la piel del personaje al 100% por la discontinuidad de la historia.  

El último consejo que les dejó a los alumnos fue: “si amás el teatro, agarralo del cogote y no lo largues”. Los presentes en la charla comprendieron, gracias a los consejos y experiencias de Hugo Arana, que lo más importante es la perseverancia y mantenerse en constante formación como artista y profesional para lograr un espacio en la televisión, el cine o el teatro.