El Gran Premio de Italia, disputado el último domingo en Monza, tuvo como gran ganador al británico Lewis Hamilton (Mercedes), quien aprovechó el trompo que sufrió su principal rival en la lucha por el título, el alemán Sebastian Vettel, en la primera vuelta para estirar la ventaja al frente del Mundial de pilotos a 30 puntos con solo siete carreras por disputarse. El cuádruple campeón del mundo aprovechó el mejor estado de sus neumáticos y superó al finlandés de Ferrari, Kimi Räikkönen, a falta de ocho vueltas para el final de la competición. Esta victoria potencia el ánimo dentro del equipo alemán, teniendo en cuenta que la próxima carrera es en el tortuoso circuito de Singapur, donde se espera que Red Bull (ganadores en Mónaco este año) y Ferrari sean los autos a vencer.

Minimizando daños

De esa forma definió la carrera Vettel, luego del trompo que sufrió en la primera vuelta del circuito que lo obligó a realizar una parada en boxes en la primera vuelta. El piloto alemán se las arregló para cruzar la meta en quinta posición y se vio beneficiado por la sanción de 5 segundos que se le aplicó al holandés Max Verstappen (Red Bull) para acabar en cuarta posición. Según palabras del teutón, el auto no era fácil de manejar dado el daño sufrido por el contacto con Hamilton, pero que la opción de abandonar nunca se le pasó por la cabeza.

Adiós a Monza

En la que fue su última carrera en la máxima categoría en el histórico trazado italiano, el español Fernando Alonso sufrió una nueva decepción al tener que abandonar luego de disputar nueve vueltas cuando su motor dijo basta. Este se convierte en el sexto retiro del piloto asturiano en la temporada que lo ve ubicado en la onceava posición en lo que será su último Mundial de Fórmula 1

Resumen de la carrera

Lopez, Marina; Mamani, Sebastian; Ruiz, Matias; Soria, Facundo