El regreso de Viejas Locas estaba previsto para el sábado a las 23, pero como era de esperarse el líder se demoró más de lo habitual, 6 horas. Esto provocó la  furia en sus seguidores quienes comenzaron a destrozar e incendiar el escenario.

Alrededor de la 1.30 de la madrugada, la producción reprodujo un video que grabó el propio cantante explicando su demora.  “Chicos, tuve un gravísimo problema. Así se los puedo contar en un ratito, puedo llegar en una hora y media, estoy en Buenos Aires yéndome en un avión privado“.

A las 4.30, sin novedades los fans perdieron la calma y comenzaron a destrozar el predio, las consolas de sonido y hasta incendiaron el escenario. También se registraron situaciones de violencia  con los empleados del lugar.