El Gobierno terminó dando marcha atrás con su idea de aumentar el impuesto interno a la cerveza, por lo que la alícuota se mantendrá en 8% y no subirá hasta un 17% como se tenía estipulado en un principio.La Cámara de la Industria Cervecera Argentina había criticado duramente dicho plan impulsado por el Gobierno. “La industria está estancada en los últimos años. A pesar de esto hay un compromiso 2016-2020 de US$ 1800 millones en inversiones. Sin embargo, con estas medidas, las empresas socias están revisando sus planes”, había advertido Alejandro Berlingeri, director Ejecutivo de Cerveceros Argentinos.
Actualmente el 52% del precio que pagan los consumidores viene de los impuesto que se deben pagar, por lo que un aumento de este impactaría directamente en el precio final del producto. Según sus estimaciones, este aumento podría haber sido de hasta un 6%.
Además, Berlingeri había advertido que el impacto se huviera sentido con más fuerza en los sectores medios y bajos donde se concentra el 78% del consumo de cerveza.
También habló Pablo Querol, presidente de la Cámara de Cerveceros Argentino, y dijo que: “El Gobierno escuchó la preocupación del sector y el impacto que una medida como esta podría implicar en toda cadena de valor”.