El jueves 8 de noviembre se vivió en la Ciudad de Buenos Aires la décima edición de “La Noche de las Disquerías”. Dicho evento se volvió federal sumándose ciudades de distintos puntos del país como La Plata, Córdoba, Santa Fe, Rosario, Paraná y Mendoza. El encuentro se dividió en varios circuitos; elegimos a Discos Zivals en la esquina de las avenidas Callao y Corrientes, ofrecía un descuento del  20% en CDs y DVDs.

La Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas (CAPIF), organiza todos los años dos eventos importantísimos en el ámbito de la música, los “Premios Carlos Gardel” y “La Noche de las Disquerías” cuya finalidad es promover el encuentro entre el artista y su público en espacios culturales con importantes descuentos en ventas de cds y dvds. En algunos locales porteños todavía se resiste a morir el formato del vinilo a lo que lo melómanos aprovechan esos días para poder comprar materiales de sus artistas favoritos.

Nos trasladamos hasta esas instalaciones alrededor de las 20 al ingresar, en la entrada, se observó el espectáculo de la cantante y actriz Virginia Innocenti junto al guitarrista Sergio Zabala. La canciones que se escucharon fueron de su más reciente trabajo titulado “En La Luna” publicado por Acqua Records en abril de éste año, cuyas oficinas se encuentran en la misma edificación. Los aplausos brotaron  en cada composición, como por ejemplo “Me deja En Paz”, “Zamba para Olvidarte”, “Ni el CLavel, Ni La Rosa”, el silencio hace respeto a la voz que despliega su arte  frente a un público de todas las edades.

Sergio Zabala y Virginia Innocenti

Al terminar el recital, acudo a Karina Barroso, con el objetivo de obtener algunas palabras de Virginia, ellos acceden y en una nota de pocos minutos, le preguntamos a Virginia y a Sergio como vivieron de “La Noche de las Disquerías”, por lo que contestaron; “El público amoroso, está muy bueno poder romper ese mito, tenemos la posibilidad de estar cerca de la gente, muy atentos y cálidos“.

Con el trascurrir de los minutos se me ocurrió entrevistar a algún director del establecimiento. La palabra buscada fue  de Alejandro Shuri, gerente general de la disquería,  a la que consultamos como observa la actividad organizada por Capif, a lo que nos comentó ;” Hace unos años que las ventas vienen bajando paulatinamente, se reduce, sin haber cerrado números puedo anticipar que hay entre un 50 y un 60 por ciento menos a razón del año pasado que hubo un 40 por ciento, sabemos que sucede en el contexto económico actual del país”.

Salimos de Zivals mientras el escenario de la entrada estaba ocupado por V-One, caminamos unos metros y llegamos a la disquería “Magimúsica”, que no estaba declarada en el circuito, los socios no querían acceder a  darnos unas palabras, por lo que sólo le pregunté como estaba viendo la actividad a los que respodieron: “Bastante mal, 50 por ciento menos”. Sigo caminando por la calle Corrientes, la gente camina entre los teatros y los negocios, pero participando de la actividad de la música. Llegamos a otra instalación titulada “La Disquería”, su dueño Walter nos comenta “Está todo muy tranquilo, estamos hasta las 12 abierto, algo vamos a vender”, accedí a comprar unos vinilos, y me fui de vuelta a Zivals.

La cobertura decidí cerrarla por dónde arranqué, al entrar la euforia adolescente se hacía presente; unos jóvenes del grupo Foxley nos entregaban canciones de rock vibrantes, el público en la calle se asomó a las vidrieras con curiosidad, ante mi desconocimiento consulté y me confirmaron que estaban presentando las canciones de su primer cd,publicado en la calle cuatro años atrás,con títulos como “Me Gusta”, “Donde Va a Parar”, “Sin Vos” entre otros, después de dos canciones el vocalista principal Piru Sáez agregó: ” A pesar del momento que estamos viviendo, hay que ponerle un poco de música a nuestra vida, estamos contentos de estar aquí”. Las chicas coreaban todas las canciones, jóvenes y adultos se prendian con la diversión contagiada. La noche porteña tuvo a sus melómanos comprando sus discos, y compartiendo canciones junto a sus artistas favoritos.

 

Grupo Foxley