En EEUU se realizan las elecciones de mitad de mandato con un número record de votantes inscriptos. A dos años de la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, los republicanos buscan defender los escaños que poseen en el Senado y en la Cámara de Representantes, mientras que los demócratas buscan torcer la balanza a su favor para bloquear las decisiones que el actual presidente pueda llegar a tomar, como el nombramiento del juez Brett Kavanaugh.
El panorama en el Senado se ve favorable para el partido republicano. De los 35 asientos que hay en juego, estos deben defender tan solo nueve, de los cuales solo uno pertenece a un estado que no apoyó a Trump en las pasadas elecciones. Por otro lado, el partido demócrata debe defender 24 asientos, de los cuales díez se encuentran en estados que favorecieron al presidente en las últimas elecciones. Además, quedan en juego dos asientos más, que si bien son considerados independientes, tienen cierta tendencia a decidir igual que los demócratas.
En el caso de la Cámara de Representantes, los números están a favor del partido demócrata. Estos deben ganar 23 escaños para conseguir la mayoría de 218. Actualmente la cámara se divide en 180 legisladores demócratas y se le sumarían 29 que potencialmente se inclinarían a este partido, mientras que los republicanos cuentan con 135 asientos, sumado a 62 potenciales. Quedan 29 lugares que son difíciles de predecir. A esto se le suma que 39 lugares que le pertenecen a republicanos (críticos de la gestión de Trump) no irían a reelección.

Fuente: elpais.com

Pero esto no es lo único que votarán los estadounidenses. En estas elecciones se renovarán también gobernadores, miembros de cámaras estatales y municipios. Cabe aclarar que en EEUU cada estado cuenta con gobernador, Senado y una cámara legislativa propia. Cuando las tres aristas están dominadas por un mismo partido se le llama trifeca. El país cuenta con ocho trifecas demócratas y 26 republicanas, de las cuales la mitad tienen riesgo de perderse en unas elecciones tan apretadas como las que se están llevando a cabo.