Si hay algo que caracteriza las calles de Buenos Aires son las cafeterías, las pizzerías y las infaltables heladerías. De todos los tamaños, con promo, con delivery, siempre estuvimos acostumbrados a tener una cerca. Pero con el paso de los años, las propuestas fueron convirtiéndose en cadenas (ejemplo Freddo y Un ´Altra Volta en CABA, Daniel en zona norte, La Veneciana y El Piave en GBA Sur), se multiplicaron la variedad de sabores, pero desgraciadamente en detrimento del sabor, textura, cremosidad y la elaboración en base a productos de temporada.

Por suerte, algunos buenos corazones quisieron volver a pensar el producto y hoy en día estamos viviendo la re-gourmetización del postre que derrite el corazón de millones. Nosotros salimos a recorrer las calles de la ciudad y les compartimos el dulce relevamiento:

En Recoleta

En la zona conocimos Búffala (Av. Pueyrredón 2100), que sorprende con su extensa propuesta de sabores. Hay ediciones limitadas, como la crema helada de maní y chocolate o el sabayón italiano con confitura de amarena. El dato más curioso es que algunos de sus gustos se hacen con leche de búfala. La conclusión es que no importa cuál elijas, son todos riquísimos.

Para los más osados, recomendamos los helados de Dolce Morte, que sirven en el restaurante Elena y en el bar Pony Line del Hotel Four Seasons. No es una heladería per se y sus sabores pueden ser considerados controversiales, pero el chef pastelero Joaquín Grimaldi desarrolló una línea de helados con verdadera marca propia. Cambian constantemente y hay alternativas como helado de queso gorgonzola con panceta confitada, dulce de leche ahumado, brioche y chocolate 90% o sambayón de malbec, membrillos asados y avellanas con chocolate. ¿Estrafalarios? Tal vez ¿Sacian el deseo de un buen cucurucho en pleno verano? Probablemente no… pero vale la pena probarlos, al menos por la experiencia.

Palermo y Belgrano

Siguiendo con las opciones polémicas, en Palermo Hollywood, abrió hace poco Cream Lab (El Salvador 4872) que prepara sus helados con nitrógeno líquido. El personal fabrica detrás del mostrador -con toda dedicación- las bolas de helado, de gustos muy originales: avellana con granizado de chocolate, yogur de cereza, crema de expreso o té verde japonés. También hay sabores para los más golosos: chocolate, dulce de leche o Nutella. Cabe destacar la opción de comer la bocha elegida en una presentación típica China, el “Hong Kong Waffle”, que viene relleno de helado y frutas, ideal para la hora de la merienda.

Por el lado de Palermo Chico está Jauja (Lafinur 3275), que comenzó en la Patagonia. Allí se destacan los helados con frutas y vegetales del sur, como el de limonada de frambuesa, de rosa mosqueta, de calafate, de flores de sauco y de moras silvestres. Para los amantes de los sabores frutales ésta es por lejos la mejor alternativa en la ciudad.

Más cerca de Colegiales encontramos a Scannapieco (Av. Álvarez Thomas 10), una heladería verdaderamente tradicional, cuyo éxito radica en que no utilizan productos químicos y seleccionan la mejor calidad en materia prima. Su lema es: “El helado tiene que ser artesanal y natural”. Allí se trabaja sólo con vainilla en chaucha para realizar la crema de ese gusto y se seleccionan frutas frescas para sus distintos sabores.

Otro barrio que se destaca por su variedad de Heladerías es Belgrano. Si estás por ese lado de la ciudad, no te pierdas de visitar Cimino R (Dr. Rómulo Naón 2186). El local es pequeño y los sabores limitados a la estación, lo que los hace limitados e imperdibles. Nos encantó el chocolate blanco con granos de café, el gianduia y el dulce de leche con frambuesa. Definitivamente vale la pena volver y volver.

Agregado de yapa, un sabor que se destaca en Quilmes

Gelateria Rialto (Nicolás Videla 91, Quilmes) tiene los sabores más cremosos, suaves y sabrosos que podés probar en todo GBA. Son un verdadero ejemplo del helado tano, desde su presentación en el mostrador hasta la combinación de ingredientes (importados desde Italia). Riquísimo el Sambayón, el dulce de leche, el chocolate con naranja y el Tutto Esaurito, pensado para los más golosos (Chocolate+Dulce de leche+Caramelo+Chocolate Blanco y Nutella).