En medio de un día que quedará para la historia del fútbol mundial, donde el Real Madrid ganó su tercera Champions League de manera consecutiva y dos mundiales de clubes de la misma forma, Cristiano Ronaldo volvió a abrir la polémica con respecto a su salida del equipo merengue.

Era una jornada donde ni la hinchada más exigente del mundo podía pedirle o reclamarle algo a sus jugadores; la gloria máxima ya había sido alcanzada, y así fue también para Cristiano, quien dejó implícito que estaría buscando nuevos horizontes para la temporada que viene.

“Fue muy lindo estar en el Real Madrid”, expresó el astro portugués, lo que disparó una serie de rumores en los principales medios deportivos del mundo, además de encender una alarma en Inglaterra, precisamente en el Manchester United, equipo que lo crió y fue el primero en verlo triunfar .

Posterior a las declaraciones, el diario español Marca, lanzó una serie de encuestas en su plataforma de Instagram, donde un %89 no manifestó estar en desacuerdo con su salida, mientras que un %78 opinó que Cristiano no tiene motivos para estar descontento en el Real Madrid.

Más frío, en las horas posteriores se encargó de bajarles el tono a sus declaraciones y este domingo, en el balcón de la sede de la Comunidad de Madrid en la Puerta del Sol, se despidió “hasta el próximo año” ante una cientos de hinchas que le gritaban al unísono “Cristiano, quédate”.

Lo concreto es que, dentro del clima de abundancia que se vive en el Madrid, muchos hinchas empiezan a hartarse de los modos del portugués y la realidad es que habrá que mimarlo un poco más para poder retenerlo.