Un proyecto busca terminar con los estereotipos que proponen los concursos de belleza. Fue impulsado en Córdoba para acabar con la elección de reinas y princesas, que se hace cada año en la provincia.

Los estereotipos de mujer se encuentran instalados en la sociedad. Históricamente los concursos de belleza han alimentado esta idea de que la mujer “perfecta” solamente puede ser reina. En cada provincia del país suele haber una reina que se corona ganadora del evento. También se aprovechan las fechas y fiestas de cada lugar para hacer la elección, la de la Vendimia en Mendoza, por ejemplo.

Si bien se planea expandir la propuesta e todo el país, la primera provincia en la que se tratará de implementar este proyecto es en Córdoba, donde no solamente la participación incluye a adolescentes, sino que está abierta para niños.

Son concursos selectivos, que solo tienen en cuenta características físicas, sexo, edad, altura, peso, rasgos étnicos o raciales, color de piel, cabello, ojos. Al incorporar niñas, lograrán que se sientan frustradas si no resultan ganadoras.

Dentro del marco de igualdad de género que se está generando en el último tiempo, se trata de impulsar la idea de que cada mujer se sienta cómoda con su físico y este tipo de concursos solo logra fomentar una idea de perfección que no es real.