Acusada de un cruel asesinato ocurrido en abril, una maestra jardinera fue apresada junto a otras dos personas en la localidad bonaerense de Merlo. Su nombre es Vanesa, tiene 39 años y trabajaba en una escuela del partido General Las Heras.

La noche del 26 de abril pasado se convirtió en una delincuente y asesina. La víctima de 60 años, fue María Petrona Narváez, quien creían que tenía 200 mil pesos producto de una operación inmobiliaria. El problema fue que el dato que les habían pasado, no era cierto.

La maestra jardinera, había ido junto a su pareja, un hombre de 32 años, a la casa de Narváez. Ambos contratados por la empleada de una remisería del barrio, para efectuar el robo.

En el momento en que los delicuentes comenzaron a exigirle esa suma de dinero, la víctima supo inmediatamente que la había “entregado” el novio de una de sus sobrinas. Lo supo y  lo manifestó, al igual que intentó explicarles que esa plata no estaba en su casa y tampoco la tenía.

Luego de revolver la casa, confirmaron que efectivamente, el dinero por el cual habían ido no existía. Se vengaron disparándole con un tiro en el pecho que la mató en el acto y escaparon. El arma homicida, una pistola 9mm, todavía no pudo ser encontrada.

Los investigadores automáticamente se pusieron en contacto con el remisero que, tal como había manifestado y sospechado la víctima en sus minutos finales, actuó como entregador. El hombre tenía en su auto manchas de sangre, y al ser indagado reconoció que había hablado sobre María Petrona Narváez con la coordinadora de viajes de la agencia para la  cual trabajaba.

La mujer señalada, fue identificada como María Elizabeth y a las horas arrestada, al igual que la maestra jardinera y su pareja, un hombre que ya había estado detenido en San Luis por una causa de robos y delitos contra la propiedad.