Una inesperada derrota ante Croacia por 3-0 dejo a la selección en una posición mas que incomoda, Argentina depende de un milagro para clasificar a la segunda ronda.

A priori, el grupo por nombres decantaba un grupo accesible en el cual Argentina aseguraría el primer puesto sin mayores dificultades, con dos rivales de muy inferior jerarquía, como lo son Islandia (Primera participación en mundiales) y Nigeria, el único que le podía hacer un poco de sombra era Croacia quien dispone de nombres de jerarquía de la mitad de cancha hacia delante.

En los primeros minutos de la etapa inicial se mostró una selección nacional muy dubitativa en defensa la cual podría sufrir los ataques por las bandas, con el pasar de los minutos el equipo se estabilizo y sin brillar logro encontrar un equilibrio, generando alguna que otra situación aislada y sin pasar mayores sobresaltos, mas allá de un error de Caballero el cual de no ser por una falta del delantero podría haber conllevado en un pesar mayor para la albiceleste.

El minuto fatídico sucedió en la etapa complementaria cuando a los “53 minutos tras un pelotazo de la zona defensiva de Croacia, Mercado se la cede al arquero el cual teniendo todo el panorama para despejar prefirió sobrar al delantero Rebic y devolvérsela a mercado con una sutileza, la cual provoco que el esférico quede corto y le caiga redonda al delantero para que este de bolea abra el marcador a favor de Croacia en un momento en el cual era favorable para el equipo dirigido técnicamente por Sampaoli.

A partir de ese momento todo se vino a pique, desde el animo de los jugadores, hasta una idea que jamas pudo instalar el entrenador por tantas pruebas y pruebas y nunca una consolidación de un equipo.

Sampaoli metió mano y desarmo lo poco de equipo que había metiendo a Pavón por Salvio y a Higuain por Agüero, minutos mas tarde metió a Dybala por Enzo Pérez. Lo único que logro fue partir futbolisticamente a un equipo que estaba partido emocionalmente. De la formación 3-3-3-1 pasamos a un 3-1-5, llenamos la cancha de delanteros pero sin gente que alimente a estos es imposible pretender hace un gol mas allá de una pelota aislada; pero si miramos de cara defensiva teníamos 3 defensores que jugaban mano a mano con los delanteros rivales, era una caída inevitable, o empatábamos por una situación ajena al partido o nos metían dos mas. Lamentablemente sucedió esto ultimo.

A los “80 Modric marco desde afuera del área el resultado que iba a terminar todo tipo de ilusión de la albiceleste por remontar el encuentro. Minutos mas tarde a los “91 tras un nuevo fallo del arquero Rakitic ponía resultado final al encuentro, lo que sellaba un 0-3 histórico y que deja a la selección en una situación de depender de otros. Por el lado de Croacia sello su clasificación a octavos de final.