Es sabido que cuando un deportista decide retirarse, ya sea por edad, bajo rendimiento o hartazgo de la rutinaria y estricta vida que se requiere para ser parte de la élite, difícilmente decida volver. Sin embargo, hay casos (y muchos) de quienes vuelven para recuperar la gloria de antaño. Un mal pasar económico, alguna oferta extravagante o el desafío personal de volver a ser son las variables más comunes en estos casos.

Si buscamos ejemplos, es en el boxeo quizás donde encontramos el grupo más nutrido de estrellas que vuelven del retiro. Algunos aprovecharon la oportunidad para demostrar que todavía les quedaba hilo en el carretel y siguieron escribiendo su leyenda; otros, dejaron a sus fanáticos con la amarga realidad de que el tiempo corre para todos, hasta para los grandes campeones.

El caso “Maravilla”

El retorno más resonante de la actualidad, por lo menos para el boxeo argentino, es el de Sergio “Maravilla” Martínez. A los 43 años, el ex campeón de Quilmes renovó su licencia de la FAB y ya tiene un rival en carpeta. Después de seis años, “Maravilla” reeditará el mejor combate de su carrera, frente al mexicano Julio César Chávez Jr. La fecha estipulada para el combate será el 17 de noviembre y suena Texas (EE. UU.) como plaza elegida.

Algunas de las vueltas más importantes del deporte de los guantes:

Sugar Ray Robinson

El estadounidense, considerado como uno de los mejores peleadores de la historia, decidió colgar los guantes en 1952 para probar suerte en el mundo del espectáculo. Por desgracia, esa suerte le fue esquiva y en 1955, debió volver al cuadrilátero. Tras perder sus cinco primeras peleas, Sugar Ray se coronó campeón mediano tras vencer a Bobo Olson y siguió haciendo historia.

Mike Tyson 

Este fue quizás el retiro más polémico que se recuerde. En 1992, “Iron Mike” fue condenado a prisión por violación y estuvo tras las rejas hasta 1995. En su regreso, ganó cuatro combates hasta enfrentarse a Evander Holyfield, quien lo derrotó en dos ocasiones, mordida de oreja mediante…

George Foreman

Otro de los retornos más particulares. En 1987, a los 38 años y a 10 de haberse retirado, Foreman volvió para quedarse. En 1997, a los 48, George se retiró definitivamente como el campeón del mundo más longeva, con un récord de 31-6.

ResponderReenviar