Además sin nombrarla se refirió a Cristina y su frase “no pongo las manos en el fuego por nadie, salvo mi familia”.

Julio de Vido, el diputado nacional encarcelado y ex funcionario kirchnerista, escribió una segunda carta desde el Penal de Ezeiza. La carta se titula: “La mano en el fuego”.

En cuanto a la situación en la Argentina “ el Estado de Derecho está roto o simplemente ya no exite y los hipócritas de uno y otro lasdo miran para el costado”.

Con respecto a su causa indica: “Estoy detenido sin juicio previo en dos causas por delitos que no están probados” y expresando a su favor que “aunque se hubieran cometido yo nunca los hubiera podido cometer”.También calificó la situación como un “circo mediático judicial” para eliminarlo del Congreso Nacional”.

El exministro incluye cuestionamientos sobre su situación judicial y si bien no nombra a la expresidenta, hace alusión a que Cristina Fernández no ponía las “manos en el fuego por nadie”. Esto viene a raíz de que días atrás a CFK le habían consultado por las causas contra de Vido, ante los dichos de la exmandataria, el diputado señala en la carta que “sin duda tuvo una particular influencia” .

En contraposición, el diputado señala: “A lo largo de mi extensa trayectoria como Ministro muchísmos colaboradores en los que siempre deposité, en el marco de mis atribuciones y las propias de ellos, mi total confianza”. Ademas habla sobre “defraude” y lo califica como acción “humana”, también explica que la confianza es “cosa de a dos” y la compara con el amor. Incluso en uno de los párrafos recalca la palabra “desilusiona”.

El desaforado diputado finaliza la carta diciendo: “Estoy donde estuve siempre y al lado de Nestor Carlos Kirchner” y remata la misiva con la frase: “Estaré hasta el fin de mis días, aquí estoy, seguro que no me quemaré las manos”. Es importante destacar la particularidad de la su firma como “preso sin condena”.