IsecPost entrevistó a la voz que acompaña todas las madrugadas de La 100. Oriundo de zona sur, con una energía contagiosa y pasión autentica Cristian Requelme (33) contó de sus comienzos, cómo llegó a una de las emisoras más grandes de la Argentina y dio su opinión sobre la actual situación de los medios.  

Es tal el amor que tiene por la radio que se tatuó “FEEL RADIO” y le pidió a la tatuadora que comience por la palabra RADIO, a pesar que FEEL iba primero. “Yo sé que la radio me va a acompañar toda la vida, si la radio no me elije a mí porque no estoy trabajando en ella, yo la voy a elegir igual, porque la voy a escuchar”.

Desde los 14 años que hace radio. Comenzó como un juego, pagando un espacio de la radio local. Al tiempo, lo escucharon de otra emisora y lo llamaron, así comenzaron a surgir nuevas propuestas y cada vez de mayor relevancia y pagas, que le servían para satisfacer sus pequeños gastos en el kiosco de la escuela y cuando fue un poquito más grande para los gastos de las salidas a los boliches.

¿Por qué decidiste estudiar locución?

Toda mi vida había querido estudiar ingeniería nuclear, tenía habilidades en matemática y me gustaba la física y la química. La radio era un hobbie en el que me divertía mucho.
No entendía que se podía laburar de algo divertido y disfrutarlo, son esos mandatos familiares que uno trae, de que un trabajo es sacrificio y sacrificio.
Hice mi primer año, el CBC, de ingeniería nuclear en la UBA, me fue muy mal en algebra y en análisis matemáticos que eran las principales. Recuerdo que me había ido muy bien en la de sociales, sin haber estudiado, retenía muchísimo.

Al año siguiente, se  anotó en el ISER y para rendir el examen de ingreso “ Se presentaron 3000 personas y entraron 60. Es una estadística difícil, porque puede tocar que se presenten 2999 personas malísimas y vos seas un poquito regular y entras; pero también que sean todos pibes maravillosos”.

¿Cómo llegaste a La 100?

Por medio de una musicalizadora que trabajaba allí, que fue mi compañera cuando cursé la licenciatura en comunicación (ISER, tenía un convenio con la UNLP y estaba dentro del mismo instituto).
Un año me había dicho “¿por qué no te venís?” pero yo estaba laburando en una radio y dije “¡no! ¿Mira si voy a entrar en la 100?“No tengo tiempo para ir”, recuerdo eso y es una locura. Al otro año me vuelve a decir “están haciendo prueba de voces, ¿por qué no te venís?” y le dije “bueno dale, está bien, deciles que me llamen”. Me llamó la productora, fui y quedé, fue en   octubre/ noviembre del 2014.

¿Cómo fue adaptarse a la trasnoche? 

Me llevó seis meses y seis kilos, porque tenia seis kilos menos de lo que peso ahora, era bastante flaco. Adaptar el sueño es adaptar la rutina. Ahora aprendí a moverlo para todos lados. Generalmente llego a casa y el despertador suena a las 4 horas, llego a las 8:00am y a las 12:00 suena, antes dormía hasta las cinco de la tarde y sentía que había perdido todo el día. Era almorzar, merendar todo junto.

¿Preferis el trabajo individual o en equipo?

Disfruto mucho de estar en un equipo (participación en No está todo dicho y El club del Moro), me divierto muchísimo, pero también en la trasnoche se generan otras cosas, me pasan cosas buenas cuando estoy haciendo el programa.

Tuviste la oportunidad de entrevistar a grandes artistas cómo: Luciano Pereyra, Los Cafres, David Bisbal, Juanes, Kapanga, Pablo Alborán, Piso 21 ¿ Cómo fueron esas experiencias? 

La mayoría de las entrevistas son ante cámara porque se suben a las redes sociales. Son artistas que dan 70mil entrevistas por día y yo busco que se sientan cómodos y a veces romper con la estructura. A Piso 21, por ejemplo, les regale un dulce de leche.

¿ Recordas alguna anécdota?

Me pasó con el integrante de un grupo (Poncho, Javier Zuker ) que le cambié  el apodo toda la entrevista, era muy parecido, pero me equivoque. Él fue re contra bueno y no dijo nada en ningún momento, su apodo por ejemplo era “Juan” y le decía “Juani”. Además, no me di cuenta en ningún momento y después me dicen “¿Te diste cuenta que le dijiste “Juani” toda la entrevista?” y yo “¡No, no puede ser, si es “Juan”!” Me quise matar y todavía tengo grabado el momento de esa nota y pienso ¡Que salame!”.

¿ Trabajaste en TV?

Hice locución en off para Pampita Online, Corta por Lozano, El huevo y la gallina y a los 16 años hacia cosas para la tv, pero de producción, pero no me tentaba tanto por estar muy enamorado de la radio.

¿Cómo ves la situación de los medios?

Complicadísima, está muy complicado.

Los medios ante todo son un negocio, cuando dejan de ser rentables, son como un kiosco cuando dejan de dar ganancias lo cerras y se torna una situación  malísima. La crisis que están pasando los medios, también están reflejadas en otros ámbitos. El laburante del medio es el que peor la pasa, porque una indemnización depende de la experiencia de cada uno, pueden ser $100.000 que para la empresa es el 3% de su patrimonio, pero para vos tu 100%, es tremendo.

¿Proyectos a futuro?

La radio, siempre. Renovarme, porque quizá uno tiende a repetirse. Seguir entrevistando y enfocarme más a lo digital.