Se trata del femicidio de Micaela Ortega, quien fue golpeada brutalmente y ahorcada.

Micaela tenía 12 años y vivía en Bahia Blanca. Desapareció el 23 de abril del 2016 luego de haber sido engañada a través de Facebook por Jonathan Luna, quien se habría hecho pasar por una chica de su edad. La engañó diciéndole que necesitaba ayuda para fugarse porque tenía problemas en su casa y la convenció de verse. 35 días mas tarde, apareció su cuerpo golpeado y estrangulado cerca de la ruta nacional 3, a la altura de la localidad de Ingeniero White.

En la mañana del 9 de octubre pasado se dio inicio al juicio. Luna, quien es el único imputado, se encuentra acusado por “homicidio calificado, agravado por alevosía, violencia de género y criminis causae, robo y grooming”. El grooming es conocido como la captación de un menor a través de medios electrónicos con fines de abuso sexual. Durante el primer día declaró Mónica Cid, madre de la joven de 12 años, quien se dirigió al imputado: “Mataste a mi hija y también me mataste a mí”, y sobre la condena remarcó: “Si es perpetua, voy a luchar para que sea efectiva”.

En la segunda jornada declaró María Eliana Espinoza, ex esposa de Jonathan. Contó que el día de la desaparición de la joven, éste llegó a su casa y le dijo que había ido a robar un teléfono. “Después quemó la ropa que se había sacado y que estaba mojada”. También confesó que sabía que él tenía dos teléfonos donde utilizaba Facebook, pero que no tenía acceso a ellos. “Si yo los quería revisar, se enojaba y me llegaba a golpear”. En esta última no participó el acusado quien tras el testimonio de la mamá de Micaela durante el primer día dijo sentirse mal y pidió abandonar el recinto. Regresaría para la jornada de alegatos, que se llevaría a cabo el viernes 13.