Los dirigentes del país asiático han denunciado ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) los aranceles que impuso sobre los productos derivados del acero y aluminio, sostienen que los aumentos violan las leyes internacionales de comercio.Es la segunda denuncia que presenta el gobierno chino después de la presentada el 5 de abril, por el valor de los aranceles por 50.000 millones que Estados unidos que anunció que impondrá para una lista de 1.300 productos sobre todo tecnología industrial –aeroespacial y robótica-, transporte y productos médicos.

En su presentación en la OMC pide consultas con EE.UU para resolver la disputa, entiende que la medida viola las provisiones del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) de 1994 y del Acuerdo sobre Salvaguardias de la organización multilateral. “no han formulado una determinación adecuada ni ha dado una explicación razonada” alega el país asiático. Entre otras razones también hace referencia a una presunta discriminación o “aplicación selectiva” porque ha eximido a varios Estados de la dicha organización como la Argentina.

Además, sostienen que “exceden de los derechos fijados en la lista de concesiones y compromisos de EE.UU.” con la OMC y “no han eximido los productos de China” que se ven afectados por ese “exceso” en los aranceles.

Ahora se abre la fase de consultas es un paso previo a que se establezca un panel de expertos que intentaran solucionar la disputa, el objetivo será establecer un proceso formal ante el Órgano de Solución de Controversias de la OMC sin llegar al litigio. Las consultas proporcionan a ambas partes la oportunidad de discutir durante 60 días el litigio y de hallar una solución sin tener que dar otro paso en el conflicto ante el organismo.