Entre la despenalización del aborto, Argentina en el Mundial y la a suba del dólar, el país llegó a una cifra de devaluación más grande de los últimos tiempos, en el lapso de una semana. Tras una medida del Gobierno en contener la inflación lanzó un plan a cargo de Luis Caputo, quien inició su primer día de gestión frente al BCNA con una movida que resultó en una baja de 40 centavos, pasando de un porcentaje del 11% a una disminución del 2,7 %.

El vencimiento de las Lebac es otro de los temas económicos que preocupan. Hoy martes el dólar marcó una leve suba y el Banco Central enfrentó un vencimiento de $515.000 millones que equivale a US$18.400. De ese dinero se rescató el 60%.

Para frenar la crisis financiera, el Banco Central subió las tasas de las Lebacs, donde la jugada monetaria se completará en los próximos días con la suba de encajes bancarios. “Es una apuesta muy lógica que apunta a asegurar que la corrida termine de una vez por todas. Se confirma así que el objetivo del Gobierno y el BCRA es estabilizar el tipo de cambio y desalentar por esta vía también la demanda de dólares”, evaluó Andrés Vilella Weisz, analista de Balanz Capital.

De acuerdo con lo establecido en el artículo 3º de su Carta Orgánica, el primer objetivo del Banco Central de la República Argentina (BCRA) es velar por la estabilidad monetaria de la Argentina. Esta se interpreta como la convergencia a la meta de inflación de largo plazo del 5% anual establecida por el Poder Ejecutivo Nacional. La autoridad monetaria utilizará sus herramientas con el fin de alcanzar dicho objetivo.