Un sábado caliente en Las Vegas, Álvarez se proclamó como nuevo campeón del mundo en peso mediano con mucha polémica. Ganó por decisión mayoritaria de los jueces que cerraron sus tarjetas en 114 a 114, 115 a 113 y 115 a 113 para el canelo. Sin embargo, muchos vieron ganador por amplia diferencia al kazajo, que demostró que a pesar de su edad sigue siendo un boxeador impecable.

Con un estilo muy agresivo, canelo fue siempre para adelante buscando pelea. Mientras que “triple G” se defendía con jabs y contraatacaba con mucha fuerza. Doce rounds que estuvieron a la altura de las expectativas en el T-Mobile de Las Vegas.

Mientras tanto la prensa como los expertos daban como ganador a Golovkin, los jurados revelaron las tarjetas que sorprendieron a todos. Si hay algo en lo que todos coinciden es que fue una pelea muy pareja, sin embargo, Gennady se mostró más firme que el mexicano en todos los aspectos.

Muchos analistas afirman que fallos como este hacen perder credibilidad al deporte, y afecta mayoritariamente a los fans que pagan por ver las peleas.

Álvarez, más allá de la polémica, dejó todo en el ring. Se esperaba mucho de él y cumplió. De esta forma llega a las 50 victorias como boxeador profesional.