El 24 de julio de 2018 Demi Lovato fue hospitalizada de urgencia tras una sobredosis de drogas a causa de una fiesta privada en su casa, dónde por poco le cuesta la vida a la cante. Brandon Johnson, es el dealer de Demi Lovato el cual los allegados de ella lo responsabilizan del consumo de drogas de la cantante. Se sabe muy poco acerca de la noche descontrolada en la antesala de su mansión en Hollywood Hills, en Los Ángeles. Lo único que se conoce es que la cantante estaba pasando una crisis en su esfuerzo por apartarse de las drogas.

Fue tal la crisis que estaba atravesando y quedó manifestada que en su último show la artista se olvidó de las letras de sus canciones y no se presentó de la manera adecuada frente a su público. Su estado era deplorable, y hacía prever lo peor para la gente que la conocía de cerca; unas horas más tarde una nueva recaída, internación y el temor. Esa noche el descontrol y los excesos fueron hechos descriptos por testigos y allegados, pero es la primera vez que el dealer, el hombre que le vendió la droga que casi la mata, habló sobre las horas de consumo de heroína, la droga que está matando una generación. Su actividad por las noches es proveer pastillas y drogas a las estrellas y clientes que recurren a el.

“Era una amistad florida. Una amistad sexual”, afirmó Johnson de su relación con Lovato y explicó cómo fue esa noche: ” Me mensajeó a las 4 am. Hablamos… hicimos lo de siempre”. Lógicamente Brandon no dijo frente a cámaras que distribuía heroína, solo le advirtió a su “amiga” que el producto que tenía – por el horario que lo pidió – no era de buena calidad. “Había tenido un largo día… estresante”, reconoció el dealer. Que a su vez fue consultado si tenía conciencia al respecto de lo que estaría a punto de consumir: “Sabía en un 100% de lo que estaba tomando”, dijo Johnson. Aquello que “estaba tomando” eran productos conocidos como los del after market – los que están fuera del horario usual de pedidos – eran las 4 am y lo que se consigue a esa hora no es una garantía de mejor calidad (hablando en términos de drogas).

“Le dije que eran píldoras de after market… entendió lo que estaba tomando”, confirmó el joven el cual la policía le encontró en su casa armas de todo calibre, dinero y otras cosas en marzo 2018. También Johnson quiso mostrarse como una víctima más de esa noche, como alguien que intenta ayudar al resto: “No estoy aquí para lastimar a nadie. Ella me ama”, afirmó. “No se que había mezclado en las píldoras. Son cosas que pasan, desafortunadamente. Fumar puede lastimar a alguien”, comparó. Con respecto a lo que recuerda de aquella madrugada Johnson dijo que Lovato: “Estaba un poco borracha, nada fuera de lo común”.  “Se quedó dormida. Pasa todo el tiempo. Hacemos lo que hacemos… y se desmayó. Estaba dormida”, dijo y luego agregó unas disculpas: “Me abrió los ojos de lo peligrosos de estas drogas, son divertidas, pero…”. Pese que Brandon aseguró que ambos tenían una “amistad sexual”, fuentes consultadas por TMZ  descartaron del plano el vínculo entre ambos: “Era siempre sinónimo de malas noticias”. De acuerdo a los informantes, el joven dealer consigue sus mercancías provenientes de México. Y se las llevaba siempre a su cliente más VIP: Demi Lovato.