El juez federal Claudio Bonadio procesó y dictó prisión preventiva a la ex presidenta Cristina Kirchner, acusada de ser jefa de una asociación ilícita durante el kirchnerismo. El pedido de desafuero a la senadora quedará pendiente hasta que la Cámara Federal de Apelaciones revise la decisión del magistrado.

En una resolución de más de 500 páginas, Bonadio detalló el funcionamiento del cobro de coimas por el cual están acusados altos funcionarios de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, a quien se la embargó por 4 mil millones de pesos y está acusada de recibir dádivas en 22 hechos y de cohecho pasivo en 5 hechos.

También están procesados el ex ministro de Planificación, Julio De Vido, y su mano derecha, Roberto Baratta, jefe del chofer Oscár Centeno, dueño de los famosos cuadernos, que seguirán detenidos.

El juez declaró que “se hizo funcionar una maquinaria que le sacaba con procedimientos amañados dinero al Estado Nacional en detrimento de la educación, la salud, los jubilados, la seguridad, que dejaba al pueblo más humilde sin cloacas, sin agua corriente, sin servicios, sin transporte seguro, etc., etc., y todo esto se hizo para distribuir coimas a funcionarios corruptos a cambio que, por avaricia y codicia, ese selecto grupo de empresarios también se llenaran los bolsillos mediante su participación en licitaciones o concesiones” y agregó que: “Esta mecánica funcionaba más o menos así: para ganar una obra pública, la explotación de un corredor vial, una concesión de transporte ferroviario o ser beneficiado con la asignación de subsidios al transporte automotor o empresas prestatarias de bienes y servicios por cuenta y orden del Estado Nacional, una empresa o grupo de empresas entregaban un porcentaje de lo que el Estado Nacional les pagaba, a los funcionarios que Néstor Carlos Kirchner y Cristina Elisabet Fernández designaban para esos menesteres a fin de recibir esos retornos o coimas”.

A continuación la resoluciónhttps://drive.google.com/file/d/1irLI4CZPEvVnuFXOKrnYf3jMwCZ7aacb/view