Por la octava fecha de la SuperLiga, en el estadio Antonio Vespucio Liberti, el conjunto dirigido por los hermanos Barros Schelotto se impuso sobre el conjunto de Marcelo Gallardo por 2 a 1 y se consolida como el líder absoluto.

Fue un partido disputado y muy caliente, donde River buscaba levantarse tras la dura eliminación de la Copa Libertadores a manos de Lanús, y Boca quería seguir con su racha de victorias en el campeonato. El encuentro se vió afectado por las malas actuaciones de Néstor Pitana y sus colaboradores, donde los errores más graves fueron la expulsión incorrecta de Edwin Cardona, el cobro de un fuera de lugar de Nández cuando se iba derecho al 2 a 0 y la mala anulación de un gol de Scocco, manifestando que la pelota se había ido en el centro de Montiel.

El marcador se abrió tras una falta muy dura en la puerta del área local, provocada por Ignacio Fernández. A los 38 minutos del primer tiempo fue expulsado correctamente, tras aplicarle una patada criminal en el pecho al colombiano, Edwin Cardona. Tras los reclamos de los locales, 4 minutos después, el mismo que recibió la falta, sería el encargado de cambiar el tiro libre por gol. Así se iban a ir al descanso.

El “Millonario”, con uno menos, arrancaría el segundo tiempo con la posesión de la pelota, sometiendo a su rival que estaba replegado atrás, esperando salir de contra con la velocidad de Pavón. En el peor momento del “Xeneize”, el autor del único gol hasta ese momento fue expulsado injustamente a los 15 minutos, cuando Pitana interpretó un codazo hacia Enzo Peréz, donde no lo hubo. Así, para el visitante empeoró la situación, y a los 24 minutos, Ponzio remata desde afuera del área y la pelota se mete por el lado derecho del arquero, Agustín Rossi, lo que sería el empate de los de Nuñez. Pero tan solo 4 minutos después, tras una gran asistencia de Pablo Peréz, el uruguayo Nahitan Nández marca el segundo gol y el definitorio para ganar el partido.

Boca aparte de alejarse en la punta del campeonato con 24 puntos, sacándole 12 de diferencia a River, y 9 a sus escoltas, Talleres y San Lorenzo, también se aleja en el historial. Con esta victoria en el Superclásico número 200 en la era profesional, le saca 10 partidos de diferencia a su clásico rival. Un detalle no menor y que muestra el roce que hay en este tipo de partidos, fue hasta ahora el partido con más amonestados en la SuperLiga con 10 jugadores: Enzo Peréz, Javier Pinola, Germán Lux, Jonatan Maidana, Milton Casco y Nicolás de la Cruz por el lado de River; y Nahitan Nández, Pablo Peréz, Cristian Pavón y Darío Benedetto por el lado del “Xeneize”.